17/3/08

Paseo por el Parque Batlle

Así se deben sentir hoy los jugadores de Peñarol, quienes sorpresivamente ganaron 6-0 a un Bella Vista que, en mi opinión, le hizo muy mal seguir pensando en el partido contra Nacional. Yo se que 3 de los 4 defensas titulares fueron expulsados por Líber Prudente en la 4º fecha, pero... se notó ampliamente que Bella Vista llegó al Parque Batlle, entregado...
Peñarol salio a la cancha con Salgueiro; Aguirregaray, Alcoba, Darío y Diego Rodríguez; Román, Álvarez y Omar Pérez; Olivera de enganche; Bueno y Correa los puntas.
Obviamente estoy más que contento con la actitud del equipo, porque, más allá de los goles, se vio claramente que este equipo se comió anímicamente al rival, cosa que se le criticó duramente a Matosas por quien escribe.
Del arquero y la línea defensiva no se puede decir nada ya que ni siquiera fue exigida. Lo bueno es que los laterales Aguirregaray y Diego Rodríguez mostraron sus condiciones, en especial, la velocidad, para subir al ataque.
Me encantó lo hecho por Álvarez, ha evolucionado mucho e increíblemente esta terminando los partidos sin tarjeta amarilla, esto demustra que se esta dedicando a marcar y no a pegar. En un escalón más abajo pongo a los otros dos volantes que Saralegui puso para marcar, Román y Pérez.
Me sigue desilusionando Ruben Olivera. Ni por asomo es aquel volante de la Juventus y la Selección, capaz tendrá miedo a lesionarse, ya no se que pensar.
Lo más destacable fue el regreso goleador de Bueno, que a pesar de sus 3 goles, presionó la salida del rival y creó muchas jugadas. Lo de Correa sigue siendo más lujo que otra cosa, porque si hubiera jugado de manera más simple, él hubiera hecho 2 o 3 goles. Igual me gustó mucho su actuación.
Bajter, Carlos Díaz y Pacheco contribuyeron con buen juego al final del partido. Nada que decir.
Lo que si quiero dejar bien en claro, por las dudas, es que este Peñarol que ganó, gustó y goleó 6-0 a Bella Vista, es el mismo Peñarol que perdió frente a Wanderers 1-0, es el mismo que le ganó a Central Español y terminó pidiendo la hora, es el mismo que perdió los clásicos de verano... ¿Qué quiero decir con esto? Que no hay que creerse más que los demás por haber ganado ampliamente. Hay que seguir con humildad y tener en mente que de ahora en adelante son todas finales y no subestimar a ningún rival. Esta última parte la dirijo hacia los jugadores, el cuerpo técnico y la hinchada, no debemos subestimar a nadie...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Datos Personales