7/7/08

Pablo Forlán lo recuerda

En el diario El País se le cedió un espacio a Pablo Forlán para que recordara al "Cacho" Omar Caetano. Estas fueron sus palabras:
"Era un jugador de una gran regularidad de producción. Por algo fue titular tantos años en un equipo como el Peñarol de aquella época. Era un marcador muy difícil de pasar. Tal vez nunca jugaba para 10 puntos, pero tampoco nunca jugaba para 4. Fue un pilar de la defensa de aquel Peñarol. Para lo que yo hacía en el equipo, era el complemento ideal, porque él se quedaba mucho más, y si pasaba al ataque, cuando mucho llegaba hasta el medio de la cancha y la pasaba, así que era el equilibrio ideal para mí que, en cambio, llegaba hasta el fondo para meter el centro para Spencer y Joya por el otro costado.
Por todo eso, y porque él era el típico "half" de antes, que se prendía a la marca del puntero contra la raya, mientras que a mí cuando me iba para adelante me relevaban el paraguayo Lezcano o mismo el "Tito" Goncalves, el "Cacho" casi nunca precisaba que lo relevara nadie. Era un marcador bárbaro.
Por si fuera poco, tenía otra virtud: como yo digo siempre, lo que se ve en la cancha, en el caso del jugador, es sólo una parte; la otra es comer, dormir y entrenar bien, y tal vez eso es hasta lo más importante. Pues en eso también él fue un futbolista bárbaro: profesional, serio, siempre estaba bien preparado."
Son este tipo de jugadores que necesitamos, jugadores que sientan la camiseta, jugadores con garra, con ganas, con entrega, que por más seguidilla de partidos estén aptos para jugar (no como claros ejemplos en el actual plantel). Pensar que hace 40 años atrás, cada vez que se iniciaba una nueva temporada, lo primero que se pensaba era ganar la Libertadores (para eso era salir Campeón Uruguayo, cosa que daban como ganado), pues ahora ni eso, ahora lo primero que piensan es ganar el Uruguayo, y si las cosas andan mal, lo más importante pasa a ser el clásico. Pero el problema fundamental no es el pensamiento de los jugadores, el problema pasa por ese papelito verde que ha tomado tanta importancia, tanta que ya pasa a ser lo más importante, y a esto le sumamos el papel que cumplen los representantes y el crecimiento de su poder (económico), llegando a dominar el pensamiento de los jugadores y los dirigentes, llegando a mantener clubes menores con la condición de que sus jugadores sean cedidos a él, o cosas así... ¡Que lejos estamos Cacho! ¡Que lejos estamos Tito! ¡Que lejos estamos Pablo! ¡Que lejos estamos!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Datos Personales