13/8/08

A 75 años del gol de la colgada

Desde Mercedes, allá por el año 30, comenzaron a llegar noticias. Se decía que en el Peñarol local había un jugador que perforaba las redes con su "patada de mula". Jugaba por derecha, viniendo de atrás, y sus disparos al arco eran dinamita pura.
Su nombre era Pedro Young. En 1932 llegó a la capital, pasando de Peñarol a Peñarol. El club mercedario otorgó el consentimiento el 6 de marzo de ese año, y Young hizo su estreno montevideano en los albores del profesionalismo de nuestro fútbol.
Jugó cuatro partidos en la "Reserva", anotando diez goles –el primero, curiosamente, de cabeza-. El 9 de julio debutó en Primera División, liderando el avance aurinegro con Braulio Castro y Lorenzo Fernández a su derecha, y Ruggero y Arremón por izquierda. Peñarol se convirtió en el primer campeón profesional de la historia, con Pedro Young en sus filas, al conquistar la Copa Uruguaya de 1932. Los aurinegros triunfaron en la final disputada ante Nacional en febrero de 1933.
Precisamente 1933 sería el gran año de Pedro Young. En su segunda temporada en el fútbol profesional, el "Tigre" –así bautizado por el arquitecto Juan Antonio Scasso, presidente mirasol y director de la construcción del Estadio Centenario- mejoró su puntería, alcanzando el récord de anotar en 15 partidos consecutivos por la Copa Uruguaya. El campeonato era a tres ruedas, totalizando 27 partidos. Young estuvo presente en 25, convirtió en 23 partidos y sumó 33 goles.
Uno de ellos tuvo lugar en un clásico disputado el 13 de agosto, con 65.000 entradas vendidas y una recaudación de $ 38.000. A los catorce minutos de juego, Castro y Mata iniciaron la jugada en velocidad, cediendo la pelota a Young. El zaguero Domingos da Guía quiso anticipar, pero Young tocó para Anselmo y buscó la devolución que no se hizo esperar. El tremendo derechazo cruzado del artillero cortó el invicto de diez partidos del arquero García… y la pelota quedó colgada entre la red y el soporte de ésta, en el arco de la Ámsterdam.
El partido finalizó igualado 2 a 2. Los dos goles carboneros fueron de Young. Pero "el de la colgada" quedó para siempre "colgado" en la galería de los mejores recuerdos. Después siguió perforando redes, levantando con Peñarol la Copa Uruguaya de 1935, 1936 y 1937. E incluso llevó sus largas zancadas y su furibundo derechazo a la vecina orilla. Fue cuando Ferrocarril Oeste peleaba por la permanencia y Peñarol lo cedió en préstamo. Allí jugó 14 partidos oficiales y convirtió 13 goles.
Extraído de la página Oficial del Club.

1 comentario:

  1. Muy buena la canción,,
    te invito a que pases por

    www.futbolistasextranjeros.blogspot.com

    Saludos y gracias por pasarte por mi blogs

    ResponderEliminar

Datos Personales