3/8/08

A doce años de su fallecimiento

Ayer sábado 2 de agosto se cumplió un nuevo aniversario de la desaparición física del caudillo aurinegro, ese que además de destacarse en Peñarol supo ser más que importante en la Selección uruguaya, logrando el Campeonato del Mundo de 1950. El temperamento fue lo que más utilizó Obdulio Jacinto Varela en el campo de juego.
Varela llegó a Peñarol en 1943, debutando el 17 de abril a la edad de 25 años. Provenía del Montevideo Wanderers y su pase costó $ 16.000 y la cesión del jugador Oscar Díaz para los bohemios. Curiosamente, unos años antes se había probado primero en Peñarol –el equipo de sus amores- y luego en Nacional, sin interesar a ninguna de las dos instituciones. De buen físico, con don de mando, ambidextro, dueño de un potente remate en tiros libres, cabeceador y organizador de juego, su presencia en mitad de cancha trascendía esos atributos: había nacido con vocación de caudillo, una condición que le permitió sobresalir tanto en Peñarol como en la selección uruguaya, de la cual fue el capitán y con la que se consagró campeón en 1950.Además de su inolvidable participación en la gesta de Maracaná, Obdulio fue campeón sudamericano en 1942, seis veces campeón uruguayo con Peñarol, internacional celeste en 51
partidos e invicto en actuaciones mundialistas. Disputó 24 clásicos, ganando o empatando en la mayoría de los mismos (15).El "Negro Jefe" fue conocido en el fútbol como Obdulio, pero para sus íntimos siempre fue Jacinto. De cuna humilde, había nacido en La Teja el 20 de setiembre de 1917. Cuando Uruguay alcanzaba el título de Campeón del Mundo en 1930, Obdulio era todavía "el negrito pobre" –como él mismo contaba- que se ganaba la vida cuidando autos o vendiendo diarios. Su modestia nunca le abandonó, ni siquiera en los momentos de gloria. Falleció el 2 de agosto de 1996.
Datos extraídos de la Página Oficial del Club

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Datos Personales