10/2/10

La actualidad de Fernando Morena

En el blog de Mario Bardanca, La Caja Negra (no me importa de que cuadro sea hincha Mario ni los intereses que persigue, pero lo que si admito es que es un periodista bastante respetado por quien escribe) se hizo una publicación sobre Fernando Morena. Nuestro gran ídolo (que el pasado 2 de febrero cumplió 58 años) fue entrevistado por el Diario El País de Madrid en donde habló de todo: su grosa trayectoria, su vida como entrenador, entre otras cosas. Bueno es prestarle atención cuando se refiere a la actualidad y más concretamente tratando de laburar como entrenador. A continuación les voy a dejar la publicación para que la puedan leer y saquen sus propias conclusiones pero insisto, me gustaría presten atención cuando se refiere a su vida laboral, cómo puede ser posible que un gran ídolo como Fernando Morena no tenga un lugar en Peñarol o ni siquiera pueda tener más oportunidades como entrenador en Uruguay, en fin, solo acá pasan estas cosas, en donde abundan más los bestias que no tienen nada en la cabeza y que solo persiguen intereses chotos.

"En una serie de reportajes publicados durante enero por El País de Madrid, especiales dedicados a la Copa Libertadores, se destaca a Fernando Morena como una de las grandes figuras del torneo continental que se disputa desde hace medio siglo. Morena fue el segundo de los goleadores, detrás de Alberto Spencer. En 1984, ambos fueron premiados (Morena fue artillero mayor en tres ediciones) junto al argentino Daniel Onega (el que más goles hizo en una Copa).

Los recuerdos que relata Morena están cargados de gloria. Habla con orgullo de Peñarol y evoca su experiencia en Valencia, junto a Mario Kempes: “un tipo absolutamente antidivo. Si había un tiro libre ó un penalti me decía: ´tiralo vos´ y me enamoré de Valencia. Tenía avanzada la gestión de un restaurante, de una casa, tres años de contrato…” La mención a sus orígenes en el River de La Aduana no está ausente. Debutó en 1969 como puntero derecho: “en aquella época los equipos uruguayos estaban muy alejados de Peñarol y Nacional. Yo pesaba 12 kilos menos de que pesaría años después en el Valencia. Fueron 4 años maravillosos”. El diálogo pasa por la selección y el Mundial de Alemania: “lo jugué, pero fuimos tal desastre que Bernabeu me fue a ver y cuando le preguntaron dijo que no me había visto”. El periodista español Cayetano Ros no se explica como pudo darse su vuelta a Peñarol: “fue un momento de bonanza económica en todo el país. Una burbuja que culminó con la final del ´82 y que después explotó”. No fue ajeno a la actualidad de “su” Peñarol: “está de capa caída en esta primera década del siglo XXI. Sólo ha ganado una Liga y lo está pasando mal. Pero resurgirá porque tiene un gran apoyo popular. Hay que tragar saliva”.

El día de las elecciones, con alguna cámara intrusa como testigo circunstancial, Juan Pedro Damiani le prometió que lo convocaría. El mensaje fue recibido con cierta incomodidad y evidente descreimiento. Meses después, Morena y Bengoechea recibieron la propuesta de transformarse en los encargados de la gerencia deportiva. Reuniones, evaluaciones y ambiciosos proyectos precedieron a un inexplicable anuncio: las condiciones no estaban dadas… por el momento. Incluso, los dirigentes fijaron un plazo prudencial postergaron el anuncio para la significativa fecha del 28 de setiembre. Vendieron humo. Nunca cuidaron al ídolo. Designaron a Osvaldo Giménez. Ahora intentan enmendar la plana anunciando que lo llevarán a Londres, a la ceremonia en que la institución recibirá el premio de mejor del siglo de Sudamérica, postergada de febrero a mayo. Es inadmisible que no tenga lugar en Peñarol. Mejor dicho, el lugar que merece.

Al final del reportaje de El País mencionan su condición de entrenador: “desde el ´86 soy entrenador. Dirigí en el Murcia en 1991 pero renuncié. No me ha ido muy bien como entrenador, pero no me quejo. Tengo muchas ganas de entrenar, pero, cuando uno no tiene representante, cuesta mucho”.

A propósito, esta semana dijo cosas en Derechos Exclusivos, en la 26. Dichos que calzan justo como piezas de este puzzle: “En realidad tengo un representante que me ha fallado. Es el sentimiento. Tengo otro que a veces me ayuda, que es el pensamiento”.

Los meses recientes han sido duros. El accidente sufrido por su hija Carolina modificó la armonía familiar. Acumuló más de cien días “viviendo” en el sanatorio; celoso vigía de su recuperación, lenta pero efectiva. Algunos de los que dictan normas en este fútbol se acercaron, lo llamaron. Vale decirlo.

Él no manifiesta rencores pero mantener viva a la memoria corresponde. El daño ya está hecho. Hace 3 años, Central Español decidió contratarlo pero antes de firmar, los nuevos dirigentes llamaron a Tenfield para pedir la venia. Atilio Garrido atendió el teléfono y le bajó el pulgar. Fue vetado por los que mandan y postergado por los que se dejan mandar. Una jugada artera. ¿Motivos? Sus dichos: “en este fútbol de marionetas hay gente que cierra los ojitos. Se hacen los pelotudos. Y al final, quien no castiga el mal, ordena que se haga”. Y sus hechos: “yo no estoy alineado. Resuelvo mi plantel, mis colaboradores y quienes juegan. No le pregunto a ningún futbolista quién es el representante”.

La injusta realidad no es nueva. Hace años, me dijo: “Es muy fácil decir Morena no es un buen entrenador; ese es un tema discutible… pero no tengo muchas posibilidades de trabajar acá. Antes, yo estaba sin trabajo y decía ilusionado: pah, aquel equipo está buscando entrenador, me van a llamar a mi… ahora, capaz que sacan a 7 de un saque y no se me mueve ni un pelo”. En la medida que la sociedad futbolística no se involucre, seguirá vigente este régimen perverso de imposiciones, de sugerencias sutiles y dañinas, del miedo instalado.

Por ahí suenan con insistencia los discursos cargados de lamentos de los que hablan de fuentes laborales en riesgo debido al juicio de la Impositiva, ó de puestos de trabajo perdidos porque ya no televisarán el carnaval, que apenas es un tentáculo del pulpo monopólico. ¿Nunca les dio la cabeza para pensar en toda la gente que han afectado? ¿No se detuvieron a medir los efectos de tanta mezquindad?

Y ahí anda Morena. Postergado en casa pero valorado afuera. Sereno. Fuerte. Resistente. Con válidos motivos: sus cuatro hijos y una nieta de apenas dos meses. Carolina mejora mientras Diego aún no encuentra su espacio… fue a un equipo de Bulgaria pero la realidad no se correspondía con lo prometido. No es fácil ser portador de semejante apellido. Tiene costos elevados, pero; ¿quién les quita el orgullo de ser Morena?". Extraído de ESTE LINK.



Para pensar un poco... todo el mundo se llena la boca hablando del máximo goleador uruguayo ídolo de todos pero parece mentira que sea más tenido en cuenta en el exterior que en su propio país, pero bueno, es lógico que sea así pues abundan en este país mamaderas que hacen su mandado y no respetan nada.

¡¡¡Para nosotros (unos pocos), Morena es DIOS!!!

2 comentarios:

  1. OBVIAMENTE, EL MAS GRANDE E INALCANZABLE...

    ResponderEliminar
  2. como deportista impecable pero mucho mas como ppersona es dificil en este pais tener dignidad y morena de eso sabe mucho y yo lo entiendo

    ResponderEliminar

Datos Personales