2/6/10

El mediocampo de marca campeón

Como ocurrió con todos los sectores en la cancha, en el medio hubo una gran evolución, quizás la más notoria. Hubo cambio de nombres y de sistema, además de que varió el entrenador y la mentalidad del grupo (no hay que desconocer que los campeones del clausura, excepto dos casos, fueron los mismos del apertura). Con el paso de un torneo al otro hubieron jugadores que elevaron mucho su rendimiento, otros que lo mantuvieron, algunos fueron dados de baja por el entrenador mientras que uno de todos tuvo una notoria baja en su nivel.

En el torneo Apertura los encargados de aportar marca al medio (en teoría porque en realidad no paraban a nadie) eran Marcel Román y Gonzalo De Los Santos. El primer recambio de ellos era Julio Mozzo además de que esperaban su chance en el banco el incomprendido (?) Maximiliano Bajter, Sergio Orteman (llegó casi a mitad de torneo por infinita cantidad de problemas) y algún que otro juvenil.

En este entonces el único que rendía y se llevaba todos los aplausos era Román. Jugador joven con gran dinámica se oponía a la lento y gastado "gaucho". De Los Santos tuvo algún que otro partido bueno, sobre todo la primera fecha contra Wanderers, y gracias a eso todos nos ilusionamos con él, pero el resto de las fechas no fue la gran cosa. Por el lado de Bajter todos conocemos los problemas que tiene con sus pies y la pelota, pero el pibe le ponía garra al asunto, marcaba (o por lo menos lo intentaba), sin embargo desde la tribuna no recibió otra cosa que insultos y silbidos que a la larga terminaron influyendo en su rendimiento. Mozzo si fue una clara decepción. No se que le pasó (los rumores abundan) pero fue un rotundo fracaso. Había tenido excelentes partidos en campeonatos pasados y todos suponíamos que debía ser titular indiscutido, sin embargo cada vez que entraba a la cancha se encargaba de demostrarnos lo tan equivocados que estábamos con él. Todo un tema la marca en el medio.

Con la llegada de Aguirre todo cambió, para mejor gracias a Dios. Uno de los dos incorporaciones que trajo fue a Egidio Arévalo Ríos, quien estaba en México y no era utilizado, arrastraba un gran período de inactividad. Sin embargo Aguirre confió en él y en la recuperación anímica de todo el plantel. Además de que sin quererlo totalmente le llegó un regalito de parte de los dirigentes: Marcelo Sosa. Con estos dos, más Orteman, Aguirre se conformó. Y la verdad que no le erró, Orteman fue otro, Arévalo tuvo mejor torneo que en su pasaje anterior, y Marcelo Sosa, por más de que a mi mucho no me gusta y seguro que a la mayoría de los lectores tampoco (por más de que insista todo el tiempo de que es hincha de Peñarol), cada vez que entró aportó lo suyo. No fueron tan malos sus aportes. Fueron ellos tres los jugadores que Aguirre utilizó para la marca.

Extraño fue el caso de Marcel Román. Yo y seguramente nadie se puede explicar como pudo rendir cuando nadie lo hacía en el Apertura y haber decaído tanto en el Clausura. Quizás la clave haya sido que Aguirre confió más en los años de Orteman o en "lo que podría dar" Arévalo cuando se pusiera en forma y no tuvo en cuenta todo lo bueno que hizo en el Apertura.



Para la próxima nos ocuparemos de los encargados de armar el fútbol, el sector más influyente de la máquina de Aguirre.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Datos Personales