26/8/10

Peñarol 0 - 2 Real Madrid

Ya pasó el partido tan esperado por todos. Se enfrentaron los Campeones del Siglo XX de América del Sur y de Europa. Fue un gran encuentro, con muchas emociones y que en lo deportivo sorprendió a más de uno. La nota más hermosa de todas la dio la hinchada auriengra, primero en el aeropuerto internacional de Carrasco en donde los carboneros despidieron en gran número a la delegación que viajaba rumbo a España. Luego en el hotel, según palabras del propio entrenador. En el propio partido, donde todo Madrid quedó sorprendido por el aliento constante de los manyas hacia su cuadro (mientras ellos lo miran sentaditos tranquilos el hincha aurinegro lo vive intensamente). Y por último en la llegada a Montevideo, donde mucha gente demostrando su afecto llegó al aeropuerto para solicitar fotos, autógrafos, etc.

Para hablar escrictamente del partido debemos explicar por qué decimos más arriba que sorprendió a más de uno. Lo menciono porque el mundo entero esperaba un baile del Real Madrid con muchos goles. No solo alcanzaba con comparar ambos planteles, sino el rodaje con el que llegaba cada uno. Pero no fue así. Peñarol se paró muy bien en cancha, supo aguantar la tormenta real del principio del juego y luego fue un partido muy parejo de ida y vuelta con un fútbol muy bien jugado. Meritorio para Peñarol, porque llegó al amistoso sin partidos oficiales, saliendo de una pretemporada y preparando torneo local y copa sudamericana. El papel mostrado por el equipo de Keosseian fue muy decoroso. Lástima que haya faltado de parte de la prensa uruguaya la trascendencia debida pero bueno, lo nota positiva fue que el partido lo pudo ver todo el mundo. En el segundo tiempo se evidenció, ahora si, la gran diferencia entre uno y otro. Con los cambios se sentenció el partido. Di María fue clave para el conjunto merengue, porque entró y le dio la agresividad necesaria para vencer la defensa aurinegra, y él junto a Van Der Vaart hicieron que el trofeo Santiago Bernabeu se quedara en España.



El mejor de Peñarol: Sebastián Sosa. Un partido perfecto, sin errores, tapó todo lo que pudo y algunas imposibles. Nada que hacer en el gol de Di María y estuvo a punto de tapar el penal. Maravilloso e increíble seguir contando con sus servicios.
El mejor del Real Madrid: el argentino Di María.

Nota del partido: tan solo resta ver la imagen adjunta, nada más para decir... muy maricón de tu parte Crisitiano

3 comentarios:

  1. a mi me sorprendio gratamente Peñarol
    saludos

    ResponderEliminar
  2. MANYA TE AMO.

    ResponderEliminar
  3. manya mi buen amigo esta campaña volveremos a estar contigooo <3<3<3<3

    MANYA TE AMO

    ResponderEliminar

Datos Personales