1/2/11

Llegó un zaguero con experiencia

Después de la grave lesión de Gerardo Alcoba, que lo va a dejar lejos de las canchas por mucho tiempo, el tema central de Peñarol (además del retorno de Urretaviscaya) era la contratación de un zaguero para poder suplir la baja. Ésto sin perjuicio de que Aguirre confía (y mucho) en lo que ya tiene, repasemos: Alejandro Gonzalez, Darío Rodríguez, Guillermo Rodríguez, Emilio Mac Eachen y Álvaro Márquez (estos dos últimos, juveniles ascendidos).

El tema es que debido a la doble competencia que se avecina y para estar prontos a los tan indeseables como probables inconvenientes, era necesario suplir la mencionada baja. Pues bien, Carlos "hormiga" Valdez, ex tradicional rival, jugará por el resto de la temporada en Peñarol. El jugador, que cumplirá 28 años el próximo 2 de mayo, se decidió por el equipo carbonero "porque porque fue el equipo que más se preocupó por mis problemas. No vi un interés por mí en el tradicional rival (por la política asumida en el presente blog, decidimos no nombrar a nuestro tradicional rival sino mencionarlo de este manera) como el que tuvo Aguirre" (fuente de la información).

La desición del jugador, que estaba en el Siena de Italia cedido por Reggina y ahora llega a Peñarol de la misma forma, provocó gran malestar en filas tricolores. Ese club, conocido históricamente por derramar lágrimas a lo bobo, no se hizo esperar en críticas. El tema es que no se dan cuenta que el que no quiso a Valdez fue su propio técnico, quien en lugar de interesarse por él contrató jugadores de River Plate para el mismo puesto.

Además del llamado de Aguirre, se hizo público que referentes carboneros hicieron sus propias gestiones para convencer al zaguero. Digamos que acá en Peñarol tiene a varios conocidos de la Selección Uruguaya: Fabián Carini, Darío Rodríguez y Guillermo Rodríguez. Por lo menos en la zona en la que juega tiene conocidos, algo que le facilitará mucho a la hora de adaptarse dentro y fuera del campo de juego.



De nuestra parte dejamos de manifiesto nuestra alegría por la presente contratación. Primero por la calidad del jugador que viene a un equipo en el que las cosas en defensa no están muy bien que digamos. Segundo, porque a pesar de haberse criado y jugar en el tradicional rival, es un profesional (como Diego Alonso) que se ha hecho respetar y por eso no me molesta su presencia en Peñarol. Parece que la seriedad y profesionalidad de un plantel sigue pudiendo más que la soberbia y el dinero.

1 comentario:

Datos Personales