5/5/11

Internacional (Brasil) 1 - 2 Peñarol

Queeee pedazooo de partidooooo!!! Por el amor de Dios. Si hasta después de una hora del partido me seguían temblando las manos. Gritos, lágrimas, calentura, emoción, felicidad... todo eso te da Peñarol. Aún, te soy sincero, no caigo, no puedo creer que estemos en cuartos de final de la Copa Libertadores y háyamos dejado afuera al actual campeón del mencionado certamen. Creo que con los días lograré entender y comprender, mucho más tranquilo, la enorme victoria carbonera en Beira Río.

El carbonero salió jugando con Sebastián Sosa; Alejandro González, Carlos Valdez, Guillermo Rodríguez, Darío Rodríguez; Matías Corujo, Nicolás Freitas, Luis Aguiar, Matías Mier, Juan Manuel Olivera y Alejandro Martinuccio. Acuérdense de estos nombres porque han escrito historia de la mejor...

El primer tiempo no pudo empezar peor. A los 2 minutos ya perdíamos 1 a 0 con gol del juvenil estrella del Inter: Oscar. Si, ese con cara de nene chico nos clavaba al inicio. Y hasta el más fanático imaginaba la peor de las posibilidades que se podían dar. Pero, en cambio, la cosa no fue así. Inter encontró rápido el gol pero no logró adueñarse del partido. Peñarol jamás perdió la calma y avanzaba prolija y pacientemente buscando el empate, jamás se perdió la línea, digno de destaque. Hasta Freitas tuvo cerca de empatar de cabeza en un corner (cada vez que miro esa jugada la pelota pasa más cerca). Aunque el tanteador marcaba ventaja para el Inter, en la cancha la cosa no era así, el juego estaba parejo y abierto para los dos equipos. El primer tiempo termina, entonces, 1 a 0 a favor del Inter.

Pero Peñarol es Peñarol. Jamás dejó de serlo. Esto es, pasaron muchos pataduras por el club y jugadores de gran nivel, pero Peñarol sigue siendo Peñarol, y los colores aurinegros en el mundo entero siguen siendo respetados de la misma manera que hace 50, 60 o 70. Porque en cualquier momento puede resucitar la garra, la mística, el amor propio, el fútbol claro, la rebeldía, todas estas cosas que en épocas algo atrás nos hicieron ganar cosas importantes estando en las peores desventajas.

Bueno anoche pasó algo de eso. Ahora escribiendo dejó escapar una lágrima, porque aún no lo puedo creer. Anoche Peñarol se comió al Inter de Porto Alegre. Le sacó la clasificación en su casa, con su gente. Vos, que peinas canas te causará gracia porque en algún momento lo viviste ya, pero yo, con mi joven edad, no tuve esa suerte. Solo 5 minutos necesitó el Campeón del Siglo para dar vuelta esta historia. Primero, de movida, pelota que deriva a los pies de Martinuccio que desborda de izquierda al medio, pared con Olivera, y de derecha, que la cuelga al ángulo superior izquierdo de Renan, para poner el empate. Era increíble, de movida Peñarol nos sorprendía una vez más, ante la adversidad del resultado, Peñarol empataba el partido y dejaba la serie empatada. Pero había más, porque minutos después, de saque de lateral, la pelota llega a los pies de Aguiar, que desborda por izquierda y mete un centro perfecto para la cabeza de Olivera (¿CUÁNDO NO?) y este con gran definición la cuelga al ángulo superior derecho del arquero, y con ese resultado, Peñarol clasificaba, el Inter para seguir en la Copa debía marcar dos goles, cosa que jamás ocurrió. ¿Por qué jamás ocurrió? Y porque la defensa mirasol (esa misma que dos por tres se come goles chotos contra cuadros chicos uruguayos) fue impasable, y a esto le sumamos la colaboración de los volantes y hasta de los propios delanteros, todos, absolutamente todos dejando el alma y algo más en la cancha para asegurar la clasificación.

Las cosas, gracias a Dios, o al juego carbonero, o a lo que vos quieras, terminaron 2 a 1 (global 3 a 2) y Peñarol sigue en la Copa. Como en otras épocas, tapando bocas, resurgiendo ante la adversidad que todo el mundo presagiaba... ¡¡¡ACÁAA ESTA PEÑAROOOOOL, Y HAY QUE RESPETAR A LOS GRAAANDES!!!

¿Lo mejor del partido? Hay un jugador que merece todos los elogios, tanto en el partido de ida como de vuelta: Alejandro Martinuccio. Solito, se encargó, en la ida, de ser el más peligroso para los brasileros y darle el gol a Corujo. Y en la revancha, no solo que jugó mucho mejor sino que se dio el gusto de marcar el empate, enorme lo del argentino. Pero no fue el único. En Brasil todos levantaron el nivel: el arquero Sosa me emocionó, descolgó pelotas imposibles, con valentía recorrió el área entera para quedarse con la pelota, bajó centros, se atajó todo (menos el gol de ellos). La defensa, impasable. Los del medio, batallando mucho, aunque Freitas debe bajar las revoluciones, estuvo a punto de ver la roja. Mier levantó bastante, Aguiar también, y Olivera, como siempre, marcando los goles que necesita el equipo.

No se vos, pero yo recuerdo este partido y se me tranca la voz, las manos me tiemblan, hasta una lágrima que lucha por escaparse y recorrer mi cara... QUE GRAAAAAANDE QUE SOS PEÑAROOOOOOL!!!

4 comentarios:

  1. EL CAMPEON DEL SIGLO QUE NO NI NO!!!

    ResponderEliminar
  2. Estáis que os salís de bien. ¡Felicidades!

    Saludos desde La Escuadra de Mago

    ResponderEliminar
  3. DIOS ES MANYA, SE LOS DIJE. SI EL QUIERE GANAMOS. GRACIAS POR DARNOS ESTA ALEGRIA. Y QUE SIGAN MUCHAS MAS. UN BICHO MUY EMOCIONADO A PESAR DE LAS HORAS TRANSCURRIDAS.

    ResponderEliminar
  4. Laa Maarii Manya6 de mayo de 2011, 21:36

    tE aMo PEÑAROL ss Mii Viida! wiiiiii!!! y a vs tambien Tony, Martinuccio y a mas chicos del Golrioso Culb Atletico PEÑAROL <3
    SOIII Laa Maarii Manya

    ResponderEliminar

Datos Personales