30/6/11

Diego Alonso deja el fútbol

La temporada que se fue hizo que varios jugadores se retirara del fútbol. Vimos como en la vecina orilla se alejó de las canchas Martín Palermo, cada vez más ídolo en Boca Juniors. También Marcelo Gallardo colgó los botines, pero en el tradicional rival de Peñarol, jugador que ganó mucho en el equipo de River Plate argentino (hoy derrochará su grandeza en otras canchas debido al sorprendente descenso del equipo millonario). Pero aunque sirvan de material para la prensa durante mucho tiempo, hay un retiro que por lo menos a quien escribe impactó bastante.

Estamos hablando de Diego Alonso. Vos, hincha de Peñarol y lector de estas líneas de preguntarás cual es el motivo de tanto cariño para alguien que jugó en el tradicional adversario. Digamos, en respuesta a dicha cuestión, se puede decir que no hay nunca una respuesta racional a los idilios entre la hinchada y los jugadores. Pero sin perjuicio de eso intentaremos darle una explicación a la cosa.

Uno de los pocos aciertos de Julio Ribas cuando estuvo dirigiendo el Apertura 2009 fue la contratación de Alonso. En su momento fue complicado, Peñarol no salía Campeón y se necesitaba, imperiosamente, jugadores jóvenes que intentaran otra cosa y nos dieran más alegrías. Sin embargo, siendo la política del club la contratación de jugadores jóvenes, se concretó por aquellos tiempos la llegada de Alonso. Al principio los silbidos por su pasado se hacían escuchar, pero a base de trabajo, humildad, goles, esfuerzo... los silbidos de convirtieron en aplausos.

En primer lugar somos de aquellas personas que pasamos de no quererlo en Peñarol a llegar a pedir a gritos su titularidad. Medio loco no... el tema es que con la edad con la que llegó al carbonero no se le podía pedir mucho. Es la pura verdad, su castigado físico impedía que se le pudieran exigir muchas cosas. Sin embargo se las ingeniaba para ser desnivelante. Como no recordar cuando en el Clausura 2010 con la dirección de Diego Aguirre, se recurría al Tornado Alonso y él, milagrosamente, definía a nuestro favor los partidos... era el indicado a convertir el gol que faltaba en la hora. Luego, en el apertura 2010 con la dirección de Keosseián fue el goleador del torneo... si si, el Tornado Alonso, ese que tenía el físico castigado. Estos rendimientos deportivos siempre llegan cuando se entrena seriamente, con responsabilidad, y según nos cuentan por ahí, Alonso era uno de los que más se exigía. Claro, con estos rendimientos también llegaban las malditas lesiones que hacían madurar la idea del retiro. En la pasada Copa Libertadores 2011 no tuvo mucha participación, fueron mínimos los minutos en cancha de Alonso pero su mayor aporte estuvo fuera de la cancha.

Igualmente yo creo que el mayor aporte de Alonso no fue el deportivo. Diego Alonso es un Tornado de Fe. Es el hombre que mantenía el ánimo más alto y que lograba contagiarlo en los demás compañeros de plantel, jugaba poco pero (como Pacheco en su momento o Darío) era de los que más alentaba a los jugadores en la cancha y se encargaba de imponer los mayores grados de optimismo. Con personas así es difícil fracasar, digamos, en el fútbol el rival también juega y en la cancha somos 11 contra 11, pero a lo que vamos es a que con personas como Diego Alonso en la concentración se puede asegurar que el trabajo duro, la humildad y el optimismo nunca iban a faltar.

Somos de los que preferimos la humildad y el trabajo a los jugadores demasiados promocionados, los cuales, con tanta gente detrás, son toda una incógnita dentro del campo de juego. Y mira que de esos han pasado varios por Peñarol, jugadores que se la creen, que no les importa un carajo Peñarol sino ser el ídolo de la hinchada y hacer la suya. Llenarse los bolsillos e irse bien lejos en la primera oportunidad. Ya se, el fútbol es un negocio y en el mundo somos muy pobres, pero la realidad es que han habido muchos casos en donde están más preocupados por cobrar y por que les salga el pase en el exterior que después en la cancha terminan siendo una decepción, y no doy ejemplos para que no me odien, pues hay muchos que increíblemente se han transformado en ídolos y han perjudicado mucho al club. La lista es larga...

Pero con Alonso la historia no es esa. Claro que, como toda trabajo, cobra su sueldo (presumimos alto debido a la calidad de experiente y referente). Pero su calidad humana llena de humildad, esfuerzo, preocupación por el equipo, lleno de optimismo, hacen que para nosotros, Diego Alonso sea un ídolo. ¿Qué me importa que haya jugado en el tradicional rival? El Pato Aguilera y Oscar Aguirregaray jugaron en el tradicional rival (para nombrarte algunos) y hoy son ídolos indiscutibles, míos y de todos los hinchas. Alonso se ha ganado un lugar en el corazón de varios hinchas de Peñarol, y yo tengo la suerte de ser uno de esos.


5 comentarios:

  1. un idolo el tornado, ojala que dirija a peñarol en un tiempo, despues de ganarse un poco de experiencia.
    "ponete los championes y veni a hacer un mano a mano con rodriguez" jajaj
    socio 119.106

    ResponderEliminar
  2. este triplete de Alonso fué mágico

    ResponderEliminar
  3. Un idolo sin dudas, me contagio siempre su energìa desde afuera de la cancha y su impetu dentro la misma, un grande sin dudas.

    ResponderEliminar
  4. No entiendo porque ya lo quieren jubilar si hubiese tenido mas minutos con Aguirre seguro que hubiese hecho mas goles,es un goleador y en Uruguay no hay goleadores como Diego Alonso aunque sea veterano para mi puede estar aun hoy en la cancha.

    ResponderEliminar

Datos Personales