9/10/11

Peñarol 2 - 1 Fénix

Cada vez se pone más difícil. Es la consecuencia de que los equipos cada vez conocen más a Peñarol. Sin perjuicio de ello, el carbonero sumo otra importante victoria que lo mantiene primero, solo en la tabla del Apertura. Todo un tema este partido. Resulta que el rival era dirigido por uno de los ayudantes que tuvo Gregorio en una de sus tantas etapas en Peñarol, lo que hacía imaginar el partido más difícil para Peñarol. El Campeón del Siglo y Decano del Fútbol Uruguayo salió jugando con Carini, Albín, Gonzalez, Valdez, Darío, Torres, Freitas, López, Pedro, Silva y Zalayeta. Luego ingresaron Sebastián Cristóforo, Adrián Gunino y Maximiliano Pérez por Torres, Pedro y Silva.

El primer tiempo fue por lejos el peor de Peñarol en este campeonato. Como será que en el resumen de la televisión Peñarol no había creado chances de gol, increíble. Mérito del rival, que a base de mucha marca (a diferencia de los golpes de mala leche de Rentistas) anuló la ofensiva del manya. Pero nada de nada. Convengamos que Fénix tampoco hizo mucho en ataque y que el empate 0 a 0 era lo más justo, ninguno merecía llevarse la victoria. Fénix pobló la mitad de la cancha con un doble 5 y tres medias puntas, eran 10 piernas raspando en el medio. Y tampoco funcionaron los pases largos porque la defensa rival estuvo muy firme, con Pilipauskas en un gran nivel. Fin de un primer tiempo muy malo.

La cosa cambió para mejor en el segundo. Fénix encontró la ventaja en un certero contragolpe con gol de un ex carbonero, a quien no le importó haber defendido la amarilla y negra y Dios quiera que jamás vuelva a tener la chance de jugar en Peñarol de nuevo, hablamos de Juan Manuel Ortíz. Peñarol quedó mal armado atrás y con velocidad Fénix puso el primero. Las cosas se complicaban y el invicto se iba... pero los cuadros grandes con hinchadas como la que tiene Peñarol tienen esas cosas que no se pueden explicar, en donde logran resurgir en las peores condiciones y en las más saladas adversidades. Peñarol mejoró en su fútbol (era imposible superar la mediocridad del comienzo) y con mucha garra y el apoyo de la tribuna comenzó a jugar en campo rival. A los pocos minutos del gol de Fénix, llega el empate con una buena jugada que termina en el pie derecho de Pedro, quien con una gran definición desde afuera del área pone el empate con un tiro bajo, fuerte contra el segundo palo. Ahí Peñarol se sintió más fuerte y dueño del partido, y fue con todo en busca del segundo. Logró darlo vuelta en un corner, en donde, rebotes varios, le queda a Darío y con dureza le pega y termina en la red. 2 a 1 y a festejar con la tribuna. El partido siguió su curso y terminó con este resultado dándole la victoria al manya.

Varias cosas para destacar. Primero, la recuperación del equipo en la segunda mitad, fundamental para, luego, dar vuelta el resultado. Segundo, la exuberancia física de un Darío Rodríguez que, como dijo Aguirre y algún compañero, cada vez juega mejor. Se corrió todo por izquierda y llegó al fondo con aire para armar jugadas de ataque, un infierno, no se le notan los 37 añitos. Lo de Pedro es destacable también, porque pese a las duras patadas que recibe, baja la cabeza y sigue jugando y muy bien, se las ingenia cada vez más para ser el protagonista, sumó otro gol a su cuenta. Zalayeta y sus grandes habilitaciones jugando para el equipo de espaldas al arco.

Pero ganó, como más nos gusta a los hinchas, a lo Peñarol. Siempre hay cosas que mejorar, pero lo importante era mantenerse en la punta para lograr el objetivo de quedarnos con el primer torneo del año fútbol. ¡VAMOS PEÑAROL!


La fecha: hoy 9 de octubre hace 62 años de la vergüenza más grande del fútbol uruguayo, cuando nuestro equipo rival no salió a la cancha para jugar los segundos 45 minutos. Se estaban comiendo flor de baile y estaban por debajo en el marcador. Tal fue la vergüenza que dicidieron no presentarse al segundo tiempo y Peñarol fue declarado ganador de ese clásico, allá por el año 1949. Hace unos años contamos esta anécdota con más detalle, así que nos remitimos a ella.

2 comentarios:

  1. Casi me da un infarto, con el gol de Fenix, quedé helado,más que queria romper la galleta ya que este año en los partidos que fui,incluso Melo, era empate. pero termine feliz por haberse dado la victoria y de que manera, poniendo lo que hay que poner y a lo Peñarol

    ResponderEliminar
  2. Es cierto lo del comentario: cada vez se pone mas complicado ganar. Los equipos contrarios nos estudian mas, marcan mas a los habilidosos y los golpean. Nos falto rematar mas de media distancia y el gol de Fenix encendio la rebeldia. Debemos seguir trabajando muy duro, todavia falta mucho para el campeonato, como dicen partido a partido. Pero estamos en primavera, nuestra estacion preferida. Un abrazo DEL BICHO. -

    ResponderEliminar

Datos Personales