26/2/12

El Tanque Sisley 0 - 2 Peñarol

Imprescindible era para Peñarol ganar el partido. Se necesitaba algo de tranquilidad, paz, la derrota frente a los colombianos hizo que se cuestionara mucho a Gregorio Pérez. Por eso la victoria frente al Tanque era vital para que el entrenador tuviera una semana más tranquila y afrontar su trabajo de otra manera. Claro, aún estamos dolidos por los 6 puntos que perdimos en la Copa, pero la historia nos ha demostrado que las decisiones apresuradas nos llevan a pésimos resultados.

Peñarol jugó este partido así: Fabián Carini, Alejandro González, Carlos Valdez (45' Juan Alvez), Marcelo Silva, Darío Rodríguez; Emiliano Albín, Nicolás Freitas, Sebastián Cristóforo, Fabián Estoyanoff (76' Nicolás Amodio), Rodrigo Mora y Maximiliano Pérez (83' Gastón Poncet). El primer tiempo fue todo aurinegro, dominio neto. Digamos, para ser un poco estrictos, que hubo un momento antes del segundo gol mirasol que el equipo bajó su producción y el rival se animó un poco más. ¿Influyó en esto que Gregorio haya mandado cambiar de costado a Maxi Pérez y a Estoyanoff? Puede ser, tanto el Lolo por derecha como Maxi por izquierda estaban intratables, más Mora por el medio... y al cambiarlos mutuamente de lugar Estoyanoff fue fácilmente absorvido por izquierda y a Maxi ni lo buscaron. Pero bueno... fue un corto momento en el que el rival no supo aprovechar sus ocasiones. El primer gol llegó tempranito en el partido: córner y cabezaso en el primer palo de Ale González, que en forma de asistencia, deriva a la cabeza de Darío que por el medio puso el primero. El segundo gol llegó tras un pase a Mora en donde pifia el zaguero Díaz y el delantero queda mano a mano con el arquero. El jugador aurinegro prefirió la asistencia a Estoyanoff para que éste anotara el segundo en lugar de rematar al arco. Tanto Darío como Estoyanoff tuvieron una referencia de apoyo al técnico, lo del Lolo fue muy emotivo y descriptivo...


El segundo tiempo fue parecido al primero. Peñarol siguió dominando el juego, salió Valdez por lesión y su lugar lo ocupó Juan Alvez. Luego ingresaron Amodio y Poncet (delantero juvenil) por Mora y Maxi Pérez. El Campeón del Siglo XX creó más chances de gol pero por errar en la definición o en el último pase, no pudieron concretarse en la red. Preocupación en Peñarol por la dolencia en aductores de Valdez, aunque puertas adentro se afirma que su salida fue por precaución y su presencia el miércoles frente a Bella Vista esta asegurada. Buenos minutos del pibe Poncet, debutando en primera con el equipo mayor, luego de haber hecho un muy buen Torneo Preparación 2012 entrando en los segundos tiempos.

Peñarol ganó, y es lo importante. Se mejoró bastante en relación al partido pasado por Copa Libertadores frente a Atlético Nacional... es que, peor que ese día nadie es capaz de jugar. Lo positivo es que se empezó el Torneo Clausura con el pie derecho y concretando victorias se logrará la tranquilidad que tanto cuerpo técnico y jugadores necesitan para poder revertir la situación.

Punto aparte merece el apoyo de la hinchada. "¡Que de la mano de don Gregorioooo, todos la vuelta vamos a daaaar!", "¡Gregorioooo, Gregoriooooo!", insistieron los hinchas, mientras Gregorio levantaba uno de sus brazos y luego aplaudió, todo en señal de agradecimiento. "El cariño con la hinchada es mutuo, más allá que ante algunas circunstancias ellos se sientan mal, como es lógico. Después de la semana que vivimos, lo que pasó con la hinchada nos emocionó; no encuentro palabras para describirlo" dijo. Es que, para dolor de algún columnista que responde a los colores del tradicional rival, el vínculo de Gregorio con la hinchada es eterno, no se rompe por una goleada en contra, es lo que la gente externa al sentimiento Peñarol no entiende, quizás con otro técnico la historia hubiera sido otra.

Con una lectura no muy analítica de parte de los visitantes pueden observar nuestro incondicional apoyo al actual cuerpo técnico. Creo que es una persona muy capaz con la experiencia necesaria para poder dar vuelta esta situación y llenarnos de alegrías como él sabe. No me olvido, año 1997, cuando a Peñarol se le escapaba el Quinquenio. ¿Se acuerdan? Esta casi imposible concretar los 5 años de paternidad en el fútbol uruguayo. Pero con trabajo, muy sacrificio y esperanza, el equipo se encerró en Los Aromos, a tal punto que ni se leía o escuchaba prensa, y con el paso de los partidos Peñarol terminó coronándose Campeón Uruguayo de ese año concretando el tan ansiado 2º Quinquenio de Oro. ¿Emocionante no? Su fútbol será criticable como su filosofía de juego, es verdad, pero es un técnico que nos ha llenado de gloria, una persona de bien muy respetuosa y respetada, la cual nunca ha tenido una palabra fuera de lugar y eso que su nombre ha sido manoseado de la peor manera por la dirigencia. Siempre dirigiéndose por las normas del respeto, cosas que cada vez se ven menos en esta sociedad y que, peligrando su desaparición de la faz de la Tierra, debemos cuidar antes que nada. Voy más allá del resultado de ayer o del miércoles con Bella Vista, espero se me entienda...

1 comentario:

  1. Eso esta hecho ;) ya te puse en mi lista de blog y ahora seguiré tu blog
    Saludos

    ResponderEliminar

Datos Personales