28/3/13

Se debe, se puede

¿Quién no lo cree? Peñarol mantuvo el equipo que salió Campeón del Apertura pasado, incluyendo el técnico, y a su vez, reforzó el plantel en todas sus líneas. ¿Por qué no se puede mejorar? Personalmente le tengo toda la fe al plantel y a sus jugadores. Es simplemente una crisis, deportiva y de confianza, que están teniendo individualidades que antes sacaban la cara por el equipo. Ahora las cosas no salen y no demoran las puteadas de algún desmemoriado o de los siempre indeseables contras.

Antes entraban los goles de Olivera, ahora no. Antes las jugadas de gol nacían en los pies de Zalayeta y este descargaba en Zambrana o Estoyanoff para desbordar y asistir con centros, hoy Zambrana no juega (por muy bajo rendimiento) y Estoyanoff esta lesionado. Antes Grossmüller jugaba al lado de Novick y no solo colaboraba en la marca sino que también se le notaba cierta mejoría en materia ofensiva, hoy no hace una cosa ni la otra, esta en él cambiar, porque de lejos se nota que su mayor problema es la actitud dentro del campo de juego. Antes era Raguso el indiscutible lateral izquierdo, el técnico le había dado toda la confianza y el juvenil respondía con muy buenos rendimientos basados en su gran velocidad y potencia para llegar al fondo y volver a marcar. Hoy Da Silva lo pone poco y nada y eso repercute en la confianza del jugador, aunque su situación es diferente porque aún es jóven y seguramente lo espera un gran futuro, tanto en Peñarol como en algún otro equipo fuera de frontera. A los mencionados problemas individuales tenemos que sumarle las grupales. La recuperación de pelota en el medio no es tan eficaz como en el Apertura, tenemos groseros problemas defensivos, tanto por arriba como por abajo, y la eficacia en ofensiva es escasa. Todo completo.


¿Factores que llevan a esta crisis deportiva? La doble competencia ha jugado su papel en el físico de varios jugadores. Además, personalmente creo que la rotación ha sido escasa. También podemos reconocer una especie de mala suerte con las lesiones, que parece perseguir a ciertos jugadores. Las lesiones más el bajo rendimiento de varios jugadores han hecho que el técnico Da Silva, lógicamente, busque alternativas, y ello termina perjudicando al equipo por no tener una suerte de estabilidad, no saber de memoria quienes son todos los titulares y quienes son todos los suplentes. En el Apertura sabíamos claramente quienes jugaban desde el arranque y quienes no, hoy, para poner solo un ejemplo, ¿quién es el titular en el puesto de volante por izquierda? ¿Zambrana, Gallegos? ¿Grossmüller, Torres, Núñez? ¿Qué es de la vida de Mauro Fernandez?


Personalmente creo que el plantel debería recurrir a la memoria, a aquello que lo llevó ser el mejor del primer torneo corto del año, por 4 puntos. El estado físico de los jugadores en Peñarol no es el adecuado, no solo hablo de las lesiones, muchos jugadores no bancan jugar más de 60 minutos, algo totalmente inadmisible. Seguramente mejorando la parte física, el resto viene solo. Hay material, y de sobra, como para revertir la situación, y el primer paso para hacerlo es el próximo viernes cuando Peñarol deba enfrenar a Central Español. Solo el triunfo podrá callar las críticas y devolverle la confianza al grupo. Se debe, se puede.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Datos Personales