7/4/13

Peñarol 2 - 0 Cerro Largo Clausura 2013

Peñarol ganó, y mejoró su rendimiento. Hay que decirlo. Se volvió a ver un fútbol basado en el toque al pie, llegando al área rival con pelota al ras del suelo, y en esa materia hubo un abanderado: Antonio Pacheco. Da Silva lo puso por Zalayeta, conformando un 4-2-3-1, al mejor estilo europeo, logrando tener Peñarol 6 jugadores (a veces más) volcados al ataque. O sea, se pobló el medio, contención y creación, y Olivera se divirtió en el área. También es justo decirlo, Cerro Largo tuvo enormes problemas durante todo el partido para organizarse en defensa, lo intentó pero no lo logró.

Peñarol salió jugando con Enrique Bologna, Matías Aguirregaray, Alejandro González, Carlos Valdez, Nicolás Raguso (86′ Walter López), Marcel Novick, Sebastián Cristóforo, Jorge Zambrana, Antonio Pacheco (75′ Danilo Lerda), Sebastián Gallegos (62′ Agustín Barán), Juan Manuel Olivera.

El conjunto aurinegro fue un claro dominador de todo el encuentro. Cerro Largo defendió mal, y cuando tuvo el balón inquietó más bien poco al arco custodiado por Bologna. Pasando la pelota siempre por los pies de Pacheco, el capitán se encargó de crear el juego y administrar los tiempos, haciéndolo de maravilla. Volvió Raguso al lateral y se notó, su potencia y velocidad lo destacan por sobre Walter López o Aureliano Torres, debería ser el juvenil el titular. Laterales veloces con tres volantes en el armado enloquecieron al conjunto de Melo. Peñarol creaba chances pero el arquero venía siendo figura, hasta que un centro desde la izquierda en conjunto a dos errores de cálculo en la defensa rival, posibilitaron que Juan Manuel Olivera, solo, anote. Más que merecido, y todos pensamos que Peñarol seguía de largo, pero el rival ajustó un poco las marcas y algunos jugadores comenzaron a estar erráticos con la pelota en los pies, y el partido calló en un pozo. Sin embargo, al final del primer tiempo, pase largo a Aguirregaray, quedando solo mano a mano con el arquero, la pasa al medio para que Antonio Pacheco anotara el segundo. Y así se fueron al descanso.


Para el complemento se notó a un Peñarol cuidando las energías, administrando la pelota, jugando con el reloj, atacando pero con paciencia, buscando la jugada perfecta. Todo venía bárbaro para los intereses carboneros, y se presumía que Da Silva iba a darle rotación al plantel (debutó Agustín Barán). Pero parece que los árbitros quieren ser el centro de atención y no les importa si con decisiones erróneas pueden arruinar un partido. Eso le pasó al mediocre de ayer, que no lo quiero ni nombrar, inclinando asquerosamente la cancha a favor de Cerro Largo, viendo una mano fuera del área que, ni fue mano, ni fue afuera del área. Estaría bueno que en el Colegio de Árbitros le hagan pruebas de visión a los jueces, porque terminan cobrando cualquier cosa. Y tampoco ayuda tener dos asistentes de líneas que estén paspando moscas, porque, ¿qué estaba mirando Marcelo Costa para no observar la jugada? "No lo vi" le contestó a Da Silva. Pésimo. Y después de ese error, que le costó la roja a Bologna, salida del Tony e ingreso de Lerda, comenzó a cobrar foul a favor de Cerro Largo haciéndolo crecer en la cancha. Totalmente tendencioso y patético el arbitraje de ayer. ¿No se debería sancionar a los árbitros con actuaciones mediocres que perjudiquen a algún equipo en provecho del otro? No lo digo solo por ayer, en todos los partidos siempre hay uno de ellos queriendo destacarse. Triste. El partido terminó 2 a 0 con victoria mirasol.

Lo más destacado, me gustó la producción ofensiva de Peñarol, jugando con 3 medias puntas y un solo centrodelantero. Este sistema, teniendo en cuenta los jugadores que hay en el plantel, es una muy buena alternativa al 4-4-2. Las actuaciones de Pacheco, Olivera, Zambrana, Raguso, Novick y Cristóforo, la perseverancia de Gallegos que, estando peleado con la pelota, jamás deja de intentar mejorar en la próxima jugada. En definitva, se notó un cambio de actitud que, esperemos, se mantenga para terminar el torneo local de la mejor manera.

Saludos de excompañeros. Hoy, Nelson Artigas Olveira, con corazón
amarillo y negro, es asistente de Danielo Núñez en Cerro Largo

Para terminar, como muchos compartí la emoción que sintió nuestro capitán cuando marcó su gol. Tuvo muy mala suerte este último tiempo y se cuidó al máximo para poder estar. A su edad es realmente un ejemplo, ayer volvió a estar desde el inicio y sigue desnivelando con su gran capacidad, psíquica y técnica, las cuales anulan su lógico desgaste físico. Peñarol tuvo en Pacheco al armador que le ha faltado cuando juega Grossmüller, por ejemplo. Porque Zalayeta lo que hace es un sacrificio por el equipo, pero es delantero, no es volante ofensivo, digamos las cosas claras. Ojalá le haya llenado el ojo al técnico y tenga más continuidad en el equipo.

1 comentario:

  1. Ganamos que es lo importante ante un rival debil. A seguir concentrados, ya que si nos quedamos la quedamos en la tabla. Un abrazo DEL FLOGUER. -

    ResponderEliminar

Datos Personales