20/5/13

Peñarol 0 - 0 Wanderers Clausura 2013

Partido complicado, no porque Peñarol haya jugado mal, sino por el buen fútbol desplegado por el rival. Peñarol fue incapaz de cortar el fútbol prolijo de Wanderers, que sin su máxima figura negociada al Gremio de Porto Alegre, se las ingenió para hacer sufrir a la defensa carbonera. Tanto que el arquero mirasol, Enrique Bologna, fue figura. Peñarol salió jugando con Enrique Bologna, Alejandro González (69′ Juan Manuel Olivera), Carlos Valdez, Damián Macaluso (52′ Darío Rodríguez), Baltasar Silva, Marcel Novick, Sebastián Cristóforo, Matías Aguirregaray, Antonio Pacheco, Mauro Fernández (57′ Fabián Estoyanoff) y Marcelo Zalayeta.

Buenas y muy buenas las intervenciones de Bologna

El primer tiempo fue el rival que se adueño del balón, jugando con mucha paciencia y prolijidad, haciendo correr a nuestros jugadores. Peñarol presiono la salida de Wanderers pero no fue motivo para los pelotazos anunciados. Peñarol no encontró la pelota por ningún lado. Poca recuperación de la misma, a su vez la ansiedad jugó una mala pasada a varios de los nuestros con pases muy mal hechos. Los ataques del bohemio eran muy peligrosos pero una y otra vez, las manos de Bologna impedían el gol, ya que el rival probó a nuestro arquero con tiros de media distancia. Peñarol, sin la pelota, era difícil que complicara. Igualmente algo se hizo, el dominio bohemio no fue tan abrumador. Mauro Fernandez, sin ser el del partido pasado, inquietó (poco) con su velocidad y buscó por arriba a Marcelo Zalayeta. Todo sin claridad. Además Pacheco estaba muy marcado, los jugadores jóvenes de Wanderers eran demasiado veloces para el Tony. Así y todo se fueron al descanso, sin goles.

 Contractura de Macaluso

Regreso a las canchas de Darío

En el complemento la cosa cambió. Se emparejó un poco. Seguramente alguna charla fuerte del entrenador, Da Silva, fue necesaria para que el equipo tuviera más dinámica y presencia en la cancha. Además, a los pocos minutos se produce la primera variante, lesión de Macaluso e ingreso de Darío Rodríguez. Pero ese cambio fue obligado, por un jugador lesionado, nada que ver a lo que pedía el partido para que Peñarol se llevara los 3 puntos. Entonces, apareció en escena Fabián Estoyanoff, ingresando por Mauro Fernandez, para darle velocidad y algo más de peligro al ataque. Tampoco dio resultado. Y como último recambio, ingreso Juan Manuel Olivera por Alejandro Gonzalez, pero los centros que buscaron al centrodelantero no fueron los adecuados y Peñarol tuvo que conformarse con el empate frente a Wanderers.

La pantera dejó todo en la cancha

Algunas cosas para decir. Es verdad, se escapó una gran chance de ponerse a un punto de Defensor en el Clausura, además de estirar la distancia en la Anual. Pero me quedo con las palabras del mejor zaguero del Campeonato, del Fútbol Uruguayo todo, Carlos Valdez: "Si el partido no se puede ganar tiene que ser empate", nada mejor dicho que eso. Se arriesgo todo lo que se pudo y se utilizó todo lo que, en materia de ofensiva, se tenía, y no se pudo. Y además, algo claro, no jugamos contra cualquier rival. No estoy conforme con el empate, pero antes de perder, lo prefiero. Y por si fuera poco, el equipo puntero del Clausura ya nos demostró el susto que tiene empatando partidos increíbles. A lo que voy es que quedan 6 puntos por jugar y no hay nada dicho. Vamos que se puede, falta poco, y en la Anual estamos primeros. ¡¡¡FUERZA PEÑAROL!!!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Datos Personales