22/9/13

Las voces del vestuario frente a Danubio

"Es muy difícil decir que jugamos bien cuando perdimos. Trato de ser o más frío posible. Tuvimos buen partido y encontramos rendimiento parejo en funcionamiento colectivo. Hubo circulación, ofensiva. Lamentablemente, sobre el final cometimos errores. Cometimos errores, dos fallos defensivos y nos convirtieron. El primer gol, de pelota quieta, y en el segundo, cabeceó el borde del área chica. Nos quedamos sin nada… ¿Los cambios? Tratamos de rearmar. Plantamos dos líneas de cuatro y salir con velocidad. No puedo opinar sobre lo que piensan los dirigentes. En el vestuario sentí el apoyo de los dirigentes. Me encuentro con la sensación que a nivel colectivo y en el juego, tenemos margen de mejora. Venimos creciendo. Lo de hoy fue bueno. Es difícil evaluar con el resultado. Los que me conocen saben de mi postura frente a la adversidad. Yo no dirijo para me dejen o me echen. Lo hago para que seamos un buen equipo. Jamás me di por vencido" fueron las palabras del entrenador de Peñarol, Diego Alonso.


Hoy más tranquilo podemos analizar seriamente las palabras del técnico, y tiene razón. El equipo viene mejorando, sobre todo con Pacheco y Zalayeta, más parecidos a los últimos partidos del Campeonato pasado. Además en el medio fue importante el nivel de Novick y Aguiar juntos. Pero perdimos, y eso es lo que hace calentar a todo el mundo, porque no importa si se juega lindo o feo, en esta situación deportiva del equipo, es imprescindible sumar de a tres.

"Nada. Fue un partido complicado, que no merecimos perder, merecimos el triunfo o el empate y hay que seguir trabajando. El juez sacó unas tarjetas bastante rápidas. Condicionó un poco pero hay que saber jugar con tarjetas. Perdimos la referencia. Son jugadas muy finas que te hacen goles y que tenemos que seguir trabajando y mejorar porque sin duda es el único invento para salir adelante. Está claro que se habla, estamos muy preocupados. Pero no queda otra que el día a día y mejorar" fueron declaraciones del defensa Gonzalo Viera.

Después no hay que darle bola a la gilada del periodismo, que se fijan en la chiquita, olvidándose muchas veces de hechos de violencia originados en la vereda del enfrente. No es un tema de victimizarse o querer tapar el sol con un dedo, pero es notorio que cuando de parte de la vereda de enfrente lloran por alguna pavada, luego los jueces no tienen problema en darles una manito. Y también se me viene a la cabeza cuando en el palco del Vicepresidente de la República, Danilo Astori, colgo una gallina con un pie con yeso, burlándose de la cruda situación que estaba viviendo nuestro capitán Pacheco, muy pocos informaron sobre ello y no vi que la dirigencia de Nacional pidiera disculpas sobre eso, ya que incitaba a la violencia. ¿Qué pasa? ¿Todos son moralistas para criticar a los hinchas violentos pero falta huevo para criticar ciertos sujetos (hoy en el gobierno) con actitudes similares? ¿A nadie le da la nafta para criticarlo a Astori? También me acuerdo cuando a un hincha de Peñarol fue agredido por simpatizantes de Nacional por llevar la camiseta puesta y pasar caminando por la sede del club plumífero, y tampoco vi un comunicado de ese club pidiendo las disculpas del caso, mucho menos ser destacado por la prensa; o por último, cuando Jorge Bava le dijo "negro de mierda" al delantero de Danubio, Alvez, y tampoco escuché a nadie destacar ese hecho racista del arquero de Nacional. Lo malo es que para algunos es más cómo ver a Peñarol como victimario y no como víctimas (también) de los hechos de violencia y de la mafia del fútbol. Todo esto lo digo por el pamento que generó una foto sacada ayer en el Palacio Peñarol, donde los jugadores de básquetbol de Peñarol se sacaron una foto con la gallina inflable. Tanto por tan poco y cuando pasan cosas grosas, inexplicablemente, se les "olvida" destacarlo en sus ediciones. Nadie esta librado de pecado para tirar la primera piedra, por más que intenten hacerlo informando cuando les conviene.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Datos Personales