6/10/13

Wanderers 1 - 1 Peñarol Apertura 2013

Fue empate entre aurinegros y bohemios. Y créanme, por lo mal que jugó Peñarol, sobre todo en el primer tiempo, no mereció llevarse el punto. Peñarol salió jugando con Danilo Lerda, Emiliano Albin (80′ Carlos Núñez), Joe Bizera (46′ Damián Macaluso), Gonzalo Viera, Nicolás Raguso; Marcel Novick, Sebastián Piriz (46′ Fabián Estoyanoff), Luis Aguiar, Antonio Pacheco, Jonathan Rodríguez y Marcelo Zalayeta.

Repasando globalmente los problemas ayer: Lerda con una desatención infantil, permitió la apertura en el marcador, en defensa se vuelve a ser un flan en donde reina el desorden y el nerviosismo, en el medio Peñarol no agarró la pelota (y eso que estaban Novick, Píriz y Aguiar), y cuando consiguió hacerlo, de diez pases, ocho terminaban en los pies de un rival. De postre (?) el ataque sigue siendo el mismo anunciado y lento que no genera nada, aunque de ese concepto hay que sacarlo a Jonathan Rodríguez, ya que de todo lo malo, fue lo más destacado del equipo. El gol de Peñarol fue de Zalayeta tras una buena asistencia de Aguiar.

No se hacen tres pases seguidos, el (ex) técnico insistió con jugadores que no están para jugar los 90 minutos completos (Pacheco, Zalayeta) y cedió ante el constante pedido de los wachibarras para que ingrese el wachiturro-jugador... aunque luego es el propio Estoyanoff que se encarga, con méritos propios, de mostrarle al mundo por qué Alonso no lo pone, no supera la intrascendencia absoluta.

Mucho hemos criticado a Diego Alonso por utilizar jugadores que rozan la jubilación, lo que demuestra la vasta experiencia que se tiene en cancha. Sin embargo juegan como unos pibes debutantes, llenos de nervios, que ceden ante la primer puteada. Es incomprensible.


Peñarol volvió a dejar puntos por el camino y, ahora también, incluido el entrenador que, afirmando lo escrito ayer, seguramente Alonso no sea un mal profesional, al contrario. Pero sucede que no logró nunca imponerse a todos los problemas que le fueron surgiendo, demasiadas imponderables tiraron a la basura las (seguramente) mejores intensiones de un entrenador que, como lo ha marcado siempre la historia, el destino le dará revancha.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Datos Personales