14/11/13

Los problemas no quieren desaparecer

Peñarol sigue jugando de manera pésima. Aquél espejismo contra Miramar Misiones fue solo eso, a este equipo le sobra calidad pero le falta rebeldía para mantener los resultados y cerrar los partidos. No solamente tiene problemas en defensa, no hay un solo sector del campo que se salve con nota. Los jugadores pasan, pero el juego espantoso queda.

Ya se fue Alonso y vino el Tito. Tuvo su turno Castillo y Lerda. Atrás jugaron todos los que pueden hacerlo por no padecer problemas físicos, en el medio se probaron la mayoría de las combinaciones para armar un doble cinco mixto, han rotado casi constantemente los volantes por afuera, y los delanteros en su gran mayoría, han tenido todos sus oportunidades.

Peñarol falla como equipo. Todos se llenaron la boca hablando de las individualidades que Peñarol tenía para este semestre, que ganaba el Apertura caminando... y varias huevadas más. Todo lejos de la realidad, que sirvió para llenarle el ojo a más de uno. Sin embargo vinieron los partidos en serio, por los puntos, y el equipo de menos a muy menos, sin una idea futbolística clara, inestable en todas sus líneas, y con una brutal falta de confianza.


Hoy el equipo hace fútbol y se confirmará el once titular para enfrentar el próximo domingo a Fénix. Sin embargo estando a jueves no podemos decir con seguridad quiénes serán esos once. ¿Por qué? Las dudas comienzan en defensa ya que debido a los constantes problemas en los laterales, Baltasar Silva (hace tiempo recuperado de su lesión) tiene serias posibilidades de jugar por Emiliano Albín. En el medio de la cancha están los mayores inconvenientes, ya que Sebastián Píriz y el propio Aguiar están en duda: el primero estuvo hasta la jornada de ayer inclusive entrenando en forma diferenciada, aunque se confia en que pueda jugar; y el segundo se sintió en el muslo derecho y dejó la cancha, lo que motivó al Tito darle ingreso a Marcel Novick. Al Japo lo sacaron del equipo, aunque con esta molestia de Aguiar se le abre la puerta para tener una nueva (¿lo merece?) posibilidad desde el vamos. Y en ataque todo sigue igual: Pacheco y Jonathan Rodríguez, aunque la mala noticia la dio Gabriel Leyes quien sufrio esguince de tobillo.

Como ven, a todos los dramas enunciados más arriba, se le suman estas últimas novedades donde Aguiar y Píriz están en duda para enfrentar a Fénix, además de lo de Leyes. Ah, Estoyanoff y Bizera volvieron a entrenar a la par de sus compañeros... aunque no cambia en nada lo anteriormete dicho ya que ninguno de los dos es serio candidato de jugar como titular el próximo partido.

Bastante lamentable el panorama. Muchos afirman que a este año solo queda el clásico como algo realmente valioso por jugar a Peñarol, y lamentablemente no comparto esa idea. Partido a partido, Peñarol ha venido hipotecando sus chances a ganar el Apertura (ya perdio toda posibilidad), y ahora lo que sigue es perder la Anual. Por eso es que todos los puntos por jugar son igualmente valiosos, le cuento a los mononeuronales de siempre que los tres puntos de una posible victoria clásica valen lo mismo que esas tres unidades que obtuvimos por arrollar a Miramar Misiones. Aún quedan partidos y se deberían ganar todos para no quedar tan hundidos en la tabla, pero si pensamos que lo único que queda por ganar es el clásico, estamos perdidos...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Datos Personales