31/12/13

Resumen 2013 + Deseos 2014

Se termina un año en el que lo tuvo todo. Todo empezó en el Apertura 2012 donde se rozó la excelencia, consagrándonos como Campeones de aqué torneo corto y accediendo directamente a las finales por el Uruguayo y a la Copa Libertadores. En el Clausura 2013 las cosas se complicaron un poco ya que no todo fue color de rosas, pero con tres goles de Pacheco, Peñarol se quedó con el título de Campeón Uruguayo disputando una única final contra Defensor Sporting, por haber ganado la Tabla Anual. 


Con ello, además de la Libertadores, obtuvimos un lugar en la Sudamericana de este año donde todos nos ilusionamos, más cuando en frente teníamos un equipo que, en los papeles, no era mejor que nosotros. Pero fue en ese momento, con la despedida del Polilla y la llegada del Tornado Diego Alonso, sumadas a unas muy malas decisiones en cuanto a la pretemporada coordinadas por el G.D. Carlos Sanchez, se comenzó a hipotecar todo lo bueno hecho con Da Silva. Y ahí fue que mientras los jugadores carboneros recién salían de la pretemporada (llena de viajes largos), Cobreloa jugaba un buen fútbol, ágil, vertical, durando la ilusión copera solo 180 minutos.



El equipo en el Apertura 2013 nunca se encontró, con muchas bajas, más suspensiones no esperadas, hicieron que Alonso no llegara a durar ni los cuatro meses y medio que dura un semestre fútbol en este país (?) y en su lugar llegó Jorge Gonçalvez, quien para muchos debió asumir al inicio de la competición. Con el ascenso de varios jóvenes se mejoró el rendimiento en algunos partidos, pero no alcanzó, logrando el rendimiento individual y colectivo más alto en el clásico, dicho sea de paso, lleno de jugadores experientes. Sin embargo, sería de mediocre quedarse en el recuerdo con ese 3 a 2 frente al tradicional rival, fue el peor torneo corto de toda la historia carbonera. 


Así las cosas, hoy estamos lejos de los primeros puestos, y deberemos afrontar doble competencia el año que viene con viajes a Venezuela y México, con un plantel que, hasta ahora, y sin temor a equivocarme, continúa siendo el de mayor promedio de edad. Se han confirmado buenas incorporaciones, pero sin embargo la base parece seguir siendo de veteranos, y ello acarrea el riesgo de cruzarnos con algún cuadrito del continente lleno de pibes que nos pinte la cara corriendo. El armado del plantel debe ser muy cuidadoso, buscando el equilibrio que no se tuvo en ningún momento de esta primera parte del Uruguayo 2013-2014.

Los deseos para el año que viene son obvios. Lo primero, hay que jugar a algo y dejar de abusar del pelotazo buscando los veloces piques de Jonathan Rodríguez (el gran abanderado de este patético semestre, junto a Luis Aguiar). Además, no nos vendría nada mal, más a nosotros que al resto de los equipos, algo de firmeza y regularidad en los físicos de nuestros avejentados jugadores, ya que visto el estado de situación parecen seguir siendo la base del equipo. Y, como no podía faltar nunca, algo de suerte, para que entren todas las que no quisieron hacerlo en el arco rival. Pedimos algo de normalidad, porque el Apertura 2013 estuvo lejos de encontrarse en esos parámetros. Y un cerebro para Carlos Núñez y Japo Rodríguez (?).

MUY FELIZ AÑO 2014 PARA TODOS

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Datos Personales