12/5/14

Liverpool 1 - 1 Peñarol Clausura 2014

Peñarol jugó con Juan Castillo, Gonzalo Viera, Carlos Valdez, Damián Macaluso, Jonathan Sandoval (78′ Paolo Hurtado), Sebastián Píriz (75′ Carlos Núñez), Luis Aguiar, Jorge Rodríguez (64′ Fabián Estoyanoff), Antonio Pacheco, Marcelo Zalayeta y Jonathan Rodríguez.

Tarde negra. Espantosa. Desde la mediocre decisión de la dirigencia de Liverpool (parece que los hinchas de Peñarol somos perjudiciales para los rivales, de no creer) hasta lo mostrado dentro del campo de juego. Campo de juego que, dicho sea de paso, mostró un estado deplorable, donde unos pocos pesos de unos chetitos que difícilmente pasen a la historia de la música fueron suficiente para hacer pomada la cancha y dejar, una vez más al fútbol, en un segundo plano. 

Malo, muy malo lo de Peñarol en el partido. Demasiado parecido al equipo que no jugaba a nada con Gonçalvez o Alonso, o en las primeras fechas cuando Fossati no le encontraba la vuelta. Ello a consecuencia de la táctica antifútbol planteada por el técnico rival, los méritos hay que reconocerlos siempre, sean propios o ajenos. Los equipos se agarran de lo que tienen y con eso batallan en el fútbol uruguayo intentando hacer lo mejor posible... y si tu equipo no juega a nada, dependés de un solo jugador, no le ganás a nadie y todavía estás para descender, no podés pretender que jueguen bien, entonces los mandás a la cancha para que le peguen a todo lo que se mueva y le den pum para arriba a eso redondo llamado pelota. Y si de culo nomás, te encontrás con eso llamado pelota y una defensa que no tuvo su mejor tarde, listo, hasta podés tener chance de hacer un gol. Completo.

Camiseta nueva, alternativa, con el homenaje a las madres en su día

Peñarol jugó muy mal. En ningún momento pudo desarmar esa táctica destructiva de Liverpool. Y para peor, a los 13' del primer tiempo, ya se perdía 1 a 0, con un penal tan claro como choto e innecesario de Macaluso, convertido en gol por parte de Pezzolano. Entonces, el marcador en contra, y todos colgados al arco, demasiado difícil para el conjunto de Fossati. A medida que pasaban los minutos la cosa se ponía peor porque los nervios crecían y la anarquía futbolística comenzaba a ganarle a los jugadores de Peñarol. 

Tanto el primer tiempo como el segundo el trámite fue el mismo, Peñarol atacando como podía (y no como debería haberlo hecho), insistiendo demasiado por el medio, y con jugadores en los extremos que debieron ser sustituidos mucho antes. Fossati hizo cambios, compartibles o no, intentó encontrar la manera de darle vuelta al partido. Y no tuvo mejor idea que ponerlo al limitado de Estoyanoff, ese muchacho muy hincha de Peñarol pero con serios problemas para coordinar su propio cuerpo, y con balde en la cabeza incluido. Sin embargo fue tanto el tarro que tuvo (por no decir CULO) que de buenas a primeras encontró el balón en el área y le pegó más o menos como le pareció, y la pelota se colocó en el segundo palo, empatando el partido a pocos minutos del final. Siguió con el tarro, pero esta vez volvió a ser el mismo Estoyanoff de toda la temporada, el malo claramente, porque tuvo dos claras para darle la victoria al carbonero, pero sus disparos terminaron en las nubes. 

Peñarol jugó tan mal que ni Jonathan Rodríguez se salva de la crítica generalizada. Y mucho menos por entrar a discutir con un rival y terminar viendo la roja directa que, seguramente, le terminen costando más de un partido de suspensión.

Peñarol perdió mucho más que un partido: a su mejor jugador, a la tranquilidad de depender de sí mismo para ser Campeón del Clausura... porque Wanderers ganó su partido y nos pasó por un punto en la Tabla del Clausura. Su último partido es frente a El Tanque Sisley en Florida, y difícilmente el cuadrito de Della Valle, sucursal de nuestro tradicional rival, le haga mínima fuerza para favorecernos. Mientras tanto nosotros terminamos jugando frente a Cerro Largo en el Estadio, equipo ya descendido que no ha ganado un partido desde que cambió de DT. Esta fea la cosa, Peñarol precisa de un milagro... ¿se dará? ¿se asustará Wanderers al momento de ratificar todo lo hecho hasta ahora con un título?

2 comentarios:

  1. Tanto nadar para quedar en la orilla........... El comentario hoy es que Wanderers le gano 5 a 0 en el apertura a el Tanque. Asi que los bohemios daran la vuelta en la Piedra Alta. A empezar de nuevo: Nuevo DT, nuevos jugadores, nuevas promesas, nuevas esperanzas, nuevas historias. Como decia el Topo Gigio "hasta la clase (campeonato) que viene" Y ahora quien podrá defendernos? Damiani, Paco, o el Pepe. -

    ResponderEliminar
  2. peñaroldelosmilagros13 de mayo de 2014, 22:32

    somos el peñarol de los milagros... hasta el último minuto con la chance intacta... vamos que vamos que los equipos chicos se pinchan al final

    ResponderEliminar

Datos Personales