6/8/14

Peñarol 2 - 0 Ferro Carril Oeste (Argentina)

Buen partido se pudo disfrutar anoche en el Estadio Centenario. Claro, hubiera estado bueno conseguir un rival un poco más exigente, con por lo menos tres jugadores de renombre, capaces de, mínimo, despeinar los pocos pelos de Migliore, pero es lo que hay.

Peñarol jugó con Pablo Migliore, Carlos Valdez, Damián Macaluso, Darío Rodríguez (84′ Gonzalo Viera), Sebastián Píriz, Andrés Rodales, Diogo Silvestre, Antonio Pacheco (85′ Sergio Orteman), Marcelo Zalayeta (45′ Jonathan Rodríguez), Jorge Rodríguez (77′ Hernán Novick), Carlos Núñez (62′ Fabián Estoyanoff). Suplentes: Leandro Gelpi, Emilio Mac Eachen, Jonathan Sandoval, Marcel Novick, Alejandro Siles, Rodrigo Viega; mientras que Ferro lo hizo con Damián Albil; Pablo Frontini, Javier Páez, Eduardo Tuzzio; Lucas Mancinelli, Israel Coll (62′ Mario Zaninovic), Reinaldo Alderete (75′ Sebastián Navarro), Gonzalo Bazán, Nicolás Benavídez, Alvaro Klusener (75′ Guillermo Vernetti), y Pablo Caballero. Director Técnico: Luis Mederos y Claudio Marini (dupla técnica). Suplentes: Christian Limousin, Rodrigo Mazur, Leonardo Incorvaia, Juan Ignacio Castro. Los goles fueron convertidos por Jonathan y Jorge Rodríguez.

Con una cancha llena de arena, le fue difícil a los jugadores poder afianzarse en el terreno de juego, siendo Carlos Núñez quien pareció salir con los pies enjabonados. Superado este escollo, Peñarol fue mucho más que su rival, claro dominador del juego, con muy interesantes aportes de dos debutantes: Rodales y Diogo. Ambos jugaron con mucha dinámica, subiendo con criterio, abriendo la cancha con velocidad. En realidad no estamos seguros si ambos jugaron muy bien o es que estábamos acostumbrados a tanta mediocridad que un buen rendimiento nos parece rozar la excelencia.



La defensa estuvo atenta, ya que, aunque Ferro atacó poco y bastante mal, parte de la defectuosa tarea rival estuvo en la férrea marca de los tres zagueros. Quizás el medio haya sido el que menos resistencia ofreció, se lo notó bastante solo a Píriz, sin mucha ayuda. 

Fue sin dudas el ataque lo mejor de Peñarol anoche. Dinámica, variante, velocidad, juego en equipo, tiros de media distancia, presión constante... estábamos en una nube de pedos (?), hasta que entró Estoyanoff, y con su descoordinación hasta para respirar, fue suficiente para bajarnos a la realidad. Hablando en serio y dejando fuera del comentario a Fabián Larry, hay que destacar al ataque, ya que en el primer tiempo la constante fue las habilitaciones a Carlos Núñez (con dificultad ya marcada), y en el complemento la figura fue Jonathan Rodríguez, que regresó de Europa con un nivel arrollador similar al de los últimos partidos por el campeonato anterior, a quien le cometieron el penal que él mismo convirtió.

Pero a mi juicio la gran figura del encuentro de ayer fue Jorge Rodríguez, quien demostró sentirse muy cómodo jugando en el centro de mediocampo, por momentos siendo mediapunta, poniéndose el equipo al hombro, habilitando a sus compañeros en ataque, probando lanzamientos de afuera del área. Brutal desempeño del Japo, que seguramente logrará convencerlo a Fossati de que su puesto debe ser el que ostenta Pacheco y no hacerlo jugar al lado del marcador central, lisa y llanamente, porque el Japo tiene poca marca. 


Capítulo aparte merecen los nenes grandes que no quieren dejar la teta y siguen tapando lugares a los más jóvenes. Es un problema que parece no tener fin...

Buen partido jugado por Peñarol, que se suma a los tantos ya disputados, todos en forma amistosa, que integran la preparación del equipo para lo que se viene. Estaría bueno conseguir a un rival de mayor nivel para la próxima.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Datos Personales