19/10/14

Wanderers 2 - 1 Peñarol Apertura 2014

Peñarol volvió a perder puntos y jugar un muy mal partido. Un equipo que salió a la cancha parado con una táctica muy defensiva, con muy poco juego colectivo, y prácticamente con la posesión de pelota perdida desde el inicio. 

Mal en defensa. Es visto por todos, desde el propio inicio de temporada, que la línea de tres zagueros con dos carrileros no funciona, sin perjuicio de casos contados con los dedos de una sola mano. Zagueros lentos, y carrileros fácilmente anulables. Esto es, los mejores equipos del mundo apuestan todo su arsenal ofensivo por los costados, pero con extremos ofensivos... además, los problemas defensivos aludidos hacen que muy pocas veces los carrileros puedan dedicarse totalmente al ataque.

La zona de volantes también fue vulnerada, y esta vez no falto pierna fuerte. Fossati colocó a Píriz y Orteman, pero uno fue muy errático con la pelota en los pies, y el otro, demasiado lento, muchas veces lanzado al ataque por derecha. Además, la pelota pasó muy poco por los pies del Japo y Novick, ya que el que la encontraba la reventaba de una patada al cielo esperando que el dios Zalayeta hiciera magia. Muy mediocre todo.

Valdez salió por un fuerte golpe recibido en su pierna derecha, se le puso hielo de inmediato

Sin embargo, Wanderers, fue muy prolijo con el balón, manejado con criterio, y con la paciencia suficiente para pegar en el momento justo. Cualquier equipo que maneje bien el balón, hace destrozos con la resistencia defensiva de Peñarol.

A nada, no se juega a nada, fue otro partido espantoso que realmente cuesta comentar. Para peor, se piensa que sumando gente en ataque la cosa mejora, y se le da ingreso a un Juan Manuel Olivera con falta de fútbol y poco movimiento. Es verdad, con el ingreso de Estoyanoff (pensé que era titular), el equipo mejoró en ofensiva, teniendo las mejores oportunidades, y hasta encontrando el gol del transitorio empate (Píriz), pero es demasiado poco para un equipo que pretenda ganar algo. 

Peñarol acusó la baja de Jonathan Rodríguez. Somos muy dependientes de su velocidad, o sea, cuando está Jonathan, lo matamos a pelotazos al vacío para que corra como un anormal, y sin él, es a Zalayeta a quien le tiramos la pelota para que se maneje. O sea, con Jona o sin él, la táctica es bastante mediocre. Y tampoco es posible depender de dos jugadores, Japo debe meterse más en el juego, el equipo debe confiar más en lo que pueda hacer Hernán Novick (que con poquito ha hecho más que varios), más participación de los carrileros... Se debe reaccionar, porque, a diferencia de los periodistas que luego viven retractándose en sus errados pronósticos, aún estamos a tiempo.

ALINEACIONES:
PEÑAROL: Pablo Migliore, Gonzalo Viera, Carlos Valdez (63′ Juan Manuel Olivera), Damián Macaluso, Alejandro Silva, Sebastián Piriz, Sergio Orteman, Pablo Lima, Jorge Rodríguez (53′ Fabián Estoyanoff), Hernán Novick (70′ Antonio Pacheco) y Marcelo Zalayeta. Director técnico: Jorge Fossati. Suplentes: Leandro Gelpi, Darío Rodríguez, Nahitan Nandez, Marcelo Novick.

WANDERERES: Federico Cristóforo, Alex Silva, Gastón Bueno, Emiliano Díaz, Maximiliano Olivera, Adrián Colombino, Nicolás Freitas, Nicolás Albarracín (77′ Kevin Ramírez), Diego Riolfo (69′ Martín Rivas), Gastón Rodríguez y Sebastián Gularte (72′ Leandro Paiva). Director técnico: Alfredo Arias. Suplentes: Pablo Silveira, Yuri Galli, Ramiro Quintana, Pablo Lima. 

GOLES: 27′ Diego Riolfo (W), 66′ Sebastián Píriz (P), 68′ Nicolás Albarracín (W).

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Datos Personales