16/5/16

Los Jugadores Clásicos hacen a Peñarol

Para muchos es un mito que los “jugadores clásicos” existen y por lo tanto creen que un clásico es un partido más del campeonato y por lo que hay que poner a los que vienen jugando mejor y con rodaje. Piensan que cualquier jugador sin importar la edad y la experiencia puede llegar a desnivelar en un partido de este tipo. Quienes manejan esta teoría pensaban que el domingo había que dejar afuera varios de esos jugadores que han sido guerreros de mil batallas y que han sabido adoctrinar al rival de todas las horas con partidos históricos. 

En mi opinión los jugadores clásicos existen y esta teoría quedo demostrada este domingo. 

Para sostener mi teoría no voy a referirme al “Vikingo” Novick que fuera descollante y decisivo en mantener la punta de la anual y callar al tradicional rival, quien se fue cabizbajo mojado por la lluvia. 

Tampoco voy a referirme al gran caudillo “Aguirregaray” quien se agranda en este tipo de partidos. A pesar de cometer errores por su ímpetu y a veces desprolija forma de jugar siempre va para adelante y así y a pesar de jugar en una posición lejana al área consiguió su cuarto gol clásico. Similares palabras para el capitán “Silencioso” Valdez que se arreglo como pudo para alejar el peligro del área con virtudes y errores.

En esta nota no me molestaré en destacar la labor de los debutantes como Olivera a quien la camiseta de Peñarol parece quedarle a la perfección o a los juveniles quienes no lograron ser de los más destacados de la tarde de ayer ni exponer todo su potencial, que seguro podrán hacerlo muy pronto. 

Menos aún voy explayarme sobre la categoría de Forlán quien en su primer clásico oficial y a pesar de no jugar de forma destacada las quiso todas sin llegar a desnivelar como él sabe… 

Voy a detenerme en dos jugadores de los que a mi entender definen lo que en la jerga popular llamamos un “jugador clásico”. 

En primer lugar voy a referirme a Guillermo Rodríguez quien venía de una lesión siendo suplente en parte del clausura e incluso quedando fuera de la convocatoria en varios partidos. No fue de extrañar que en el último partido contra Villa Teresa apareciera nuevamente en la formación de Peñarol. Muchos se preguntaban el porqué….yo lo sabía, estaban preparando a un “jugador clásico”. Guillermo con sus limitaciones supo llevar el partido y en el momento crucial cuando era a todo o nada, cuando muchos jugadores prefieren seguir las reglas del juego y evitar quedar expuestos al bochorno colectivo, un jugador clásico toma otras decisiones, un jugador clásico se sacrifica por el equipo, por un bien mayor, por el bien del club de sus amores, por el de su hinchada y activa su cualidad de jugador clásico. Guillermo evitó el tercer gol con una arma diferente y se retiro rápido sin protestar porque sabe que un jugador clásico hace lo que se debe hacer y paga las consecuencias como tal, pero en lo profundo sabe que el desenlace de esta película no termina allí….lo sabe en su interior pero no lo dice…

El segundo jugador al que quiero referirme es un jugador que ha sido resistido últimamente por la prensa y la hinchada…dicen que esta gordo y que ya no tiene la calidad para jugar en Peñarol….que no es el mismo de antes y por lo cual deberá ser recambiado y enviado al ostracismo…ese recambio tan fácil para los que sostienen que es mejor poner gente joven o de mayor velocidad…esa gente que se olvida de lo que es un “jugador clásico”. El “Canario” Aguiar demostró que él es un jugador clásico…. fue el artífice del 5 a 0 del 2014…. le convirtió más goles a Nacional que ningún otro jugador de este plantel…. es quien hace las veces de capitán cuando nuestro capitán silencioso no aparece… es quien tiene que hablar al juez para que deje de “tirarnos al bombo”…. es quien tiene que amedrentar a los rivales imponiendo presencia…. es quien asume riesgos cuando otros se esconden antes de asumirlos….Allí estaba Aguiar jugando un partido para un 5 como la mayor parte de Peñarol, pidiéndola, buscándola, metiendo algún que otro pase interesante, juntándose con Forlan a cuenta gotas, pero eso no es lo que lo hace diferente…En realidad lo que lo hace diferente es ese instante, ese momento, ese lugar, el pedir la pelota cuando nadie se animaba, el meter ese último centro que nadie quería tirar, el asumir el riesgo que nadie quería asumir y ponerle la pelota en la cabeza al petiso Vikingo para que se eleve entre las torres y llegue a cabecear con el alma….esa alma elevada y multiplicada por dos, porque se juntaron dos “jugadores clásicos” que aparecen cuando tienen que aparecer y juntar esas energías que muy pocos virtuosos tienen… y así lograr lo que muchos pensaron era imposible…

Jugador Clásico es un término que supieron engalanar jugadores como Morena, Gonçalvez, Pacheco, Zalayeta , Bengoechea y tantos otros ídolos pero que también la tienen jugadores no tan renombrados como el Vasco, Guillermo, Marcel o Luis……por eso no nos podemos olvidar que nunca pueden faltar los “jugadores clásicos” que hicieron a la grandeza de Peñarol.


Sandokan amarillo y negro

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Datos Personales