15/5/16

Peñarol 2 - 2 Nacional Torneo Clausura 2016

Peñarol jugó con Gastón Guruceaga, Matías Aguirregaray, Carlos Valdez, Guillermo Rodríguez, Maximiliano Olivera, Federico Valverde (75′ Maximiliano Rodríguez), Nahitan Nandez (54′ Diego Rossi), Marcel Novick, Luis Aguiar, Diego Forlán y Miguel Murillo (60′ Hernán Novick). Suplentes: Damián Frascarelli, Andrés Rodales, Tomás Costa y Mauricio Affonso.

El partido comenzó complicado para Peñarol. Nacional ejerció una presión alta que obligaba al pelotazo del fondo el cual se frenaba por el viento en contra. Además, luego de conseguir dominar el balón en el piso, le costó más de la cuenta a los jugadores poder encontrarse en la cancha e hilvanar alguna jugada más o menos con riesgo. Hasta que a los 15' del primer tiempo la cosa empezó a emparejarse, Peñarol empezó a dominar pelota y terreno y mereció anotar el primero. Aún nos queda en la retina la jugada de Forlán por izquierda y el pase para Murillo, quien se tira con los pies hacia adelante y por milímetros no logra concretar. Se fueron al descanso empatados sin goles.

En el complemento llegaron las emociones. Y ahí el árbitro del partido jugó, nuevamente, un papel preponderante. Llegaron los #penalparanacional, uno para nosotros bien cobrado por falta tonta y torpe de Aguirregaray, y el otro mal cobrado debido a un inexistente contacto de Valverde en el área. Pero el sistema es el sistema, y el albo (como todo el Campeonato) a base de penales dominaba el marcador. Da Silva metió cambios, pero esta vez los mismos no tuvieron la influencia necesaria como para cambiar el rumbo del partido. Aguirregaray había empatado transitoriamente de cabeza luego de un gran centro de corner de Hernán Novick, corrigiendo su horror anterior. El partido se iba con victoria para Nacional, ya no quedaba nada... nada... hasta que Aguiar mete un centro casi frontal al área (vaya uno a saber a quién buscaba) y el más chico de la cancha, Marcel Novick, con la nuca, logra conectar, ganándole por arriba a Victorino y Polenta y venciendo a Conde, provocando la alegría carbonera y la bronca tricolor. Fue gol y final.

Queda como anécdota las tribuneras declaraciones de los protagonistas del tradicional rival, acusándonos de festejar empates. No festejamos empates, festejamos tener la capacidad de poder sacar resultados cuando jugamos no contra 11 sino contra 14, cuando el fenómeno #penalparanacional se ha vuelto incontrolable. Además, jugando mal, seguimos manteniendo la ventaja de 3 puntos en la Tabla Anual y de dos puntos en el Clausura contra nuestro tradicional rival. Porque cuando no se puede ganar, no hay que perder. Y si lo dicho se logra A Lo Peñarol (jueces en contra, con uno menos y en la hora), muchísimo mejor.

Para el final, un tweet que lo resume todo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Datos Personales