22/5/16

Wanderers 4 - 1 Peñarol Torneo Clausura 2016

Peñarol jugó con Gastón Guruceaga, Matías Aguirregaray (67′ Nicolás Albarracín), Carlos Valdez, Maximiliano Olivera, Andrés Rodales, Nahitan Nandez, Marcel Novick, Federico Valverde (59′ Hernán Novick), Maximiliano Rodríguez, Diego Forlán (46′ Cristian Palacios) y Diego Rossi. Suplentes: Damián Frascarelli, Emilio Mac Eachen, Luis Aguiar y Miguel Murillo.

Al análisis del partido debemos dividirlo en dos momentos: previo al show de Andrés Cunha y posterior al show de Andrés Cunha.

Previo al Show de Cunha - nos enfrentamos a un buen equipo, que juega bien al fútbol y que en virtud de ello resulta algo inexplicable tanto su irregularidad como su posición en la tabla. Justo es admitirlo. El partido fue parejo, los primeros 10 o 15 minutos fue superior Wanderers creando muchas chances de gol y convirtiendo a nuestro arquero Guruceaga como la figura del encuentro. Luego se emparejó, Maximiliano Rodríguez comenzó a tener un papel preponderante en la creación del juego, y Peñarol convirtió al arquero rival (Burián) en figura de Wanderers. Era un lindo partido, de ida y vuelta, bien jugado, con muchas chances de gol y grandes atajadas. El cero se rompe con un disparo desde fuera del área, inatajable para Guruceaga, dándole al rival la ventaja transitoria, a nuestro criterio en forma injusta dada la paridad del primer tiempo. Pero hasta ahí todo normal. Bah, excepto que a los 27 minutos del primer tiempo una clara mano del zaguero Gastón Bueno (que le hubiera costado la amonestación) en el área no fue sancionada por el juez ni por los asistentes. Al comienzo del complemento, Peñarol salió entonado y antes del minuto, Cunha sanciona un claro penal contra Maximiliano Rodríguez, y él mismo transforma en gol empatando el encuentro. Y hasta aquí podemos analizar el partido.

Show de Cunha, debacle del equipo - pero Andrés Cunha se tenía guardado todo un espectáculo para arruinar el encuentro. Porque a los 10 minutos del segundo tiempo, nuevamente, tras un cabezazo en el área de Diego Rossi, Gastón Bueno mete la mano en el área, y Cunha cerca de la jugada, sin ninguna molestia en su visión, no sancionó penal. Con un árbitro en serio, sin ningún tipo de instrucción previa, hubiera sido doble amonestación para Gastón Bueno, roja, y Wanderers hubiera jugado casi todo el segundo tiempo con diez jugadores. Además, claro está, de haber convertido este como el no cobrado en el primer tiempo, Peñarol estaba en ventaja. Pero no paso, y de contragolpe, Wanderers anotó el tercer gol. Y después hicieron el cuarto, y casi nos volvemos con la canasta llena de goles. ¿Vamos a criticar el juego de Peñarol? No, porque hace varios partidos que lo hacemos y esta vez el equipo, hasta el show de Cunha, jugó bien. Pero sucede que los jugadores perdieron el control, la tranquilidad, la serenidad, y fueron incapaces de seguir jugando. 

Penal 1 no sancionado    -    Penal 2 no sancionado 

Este nefasto personaje contiene en su haber innumerables ejemplos donde ha perjudicado a Peñarol: penales no cobrados, infracciones sancionadas de manera tendenciosa, penales en contra con dudoso criterio, etc; ejemplos bien repasados en ESTE LINK. No existen adjetivos que no hayan sido mencionados para calificar a este burro, mala leche, integrante de una organización tan corrupta como el Colegio de Árbitros y la Asociación Uruguaya de Árbitros de Fútbol (gremial), quienes parece que deciden vengarse en la cancha cuando los criticas o te reunís con ellos. Son ellos, en conjunto con la Asociación Uruguaya de Fútbol, los culpables de manchar el fútbol uruguayo, de arruinar la poca dignidad que le queda. Porque no les sirve que no haya finales verdad? Se quedan sin recaudaciones no? Hay que robarle al equipo que juega mal para que el Barsa uruguayo dirigido por un entrenador procesado en España por arreglo de partidos tenga chance a nivel local? Patético, realmente triste y lamentable que merece el mayor de los repudios y la peor de las sanciones.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Datos Personales