3/2/17

De un GIGANTE a otro

Puede ser este (o similar) el título para la transferencia de Santiago Bueno, quien luego de disputar del Sudamericano Sub 20 con Uruguay que se está jugando en Ecuador, viajará a España para convertirse en nuevo jugador del F. C. Barcelona. El sitio oficial del Club español oficializó la transferencia. 


Sentimientos encontrados para el hincha (sea o no socio). En primer lugar, la alegría por el pibe, quien dio un salto de calidad importante, emigrando a la liga más vista e importante del mundo fútbol. Además de ello, los importantes ingresos económicos para el Club, siendo una de las ventas más importante en los últimos años (después de Federico Valverde al Real Madrid). La prensa informa que sin perjuicio de recibir un millón de euros al contado, con el cumplimiento de cláusulas y bonos, Peñarol podría recibir en total cinco millones de euros. Y por si fuera poco, Peñarol mantiene el 20% de su ficha.

Si uno se pone a analizarlo más detenidamente, vender un pibe de las inferiores por cinco millones de euros (uno al contado, el resto depende del cumplimiento de varias cláusulas) sin siquiera haber tenido activa participación en el primer equipo (jugó solo un partido en primera frente a Libertad de Paraguay), es flor de negocio. Claro, se puede pensar en todo el dinero que se podría haber ahorrado utilizando a este pibe en lugar de los canes del año pasado, aunque puede argumentarse también que era muy joven para la presión de ese momento, el cual es fácilmente descartable si se hubiera mantenido en el plantel a Buschiazzo (otro exitoso ejemplo del proceso de juveniles con participación en Selecciones juveniles). Por último, quizás con toda la presión del año pasado lo hacíamos jugar y con dos o tres mocos no se vendía más. 

O sea. Podemos concluir que aunque pocos, se vienen viendo los resultados del proceso de juveniles de Peñarol. Obvio, no vendemos humo con los que insisten con la falsa "cantera inagotable", debido a tener los pies sobre la realidad y por la poca participación que se le da a los pibes en el plantel principal. ¿O acaso Diego Rossi es menos que Affonso, Arias, Gastón Rodríguez o Ávalos? Dicha pregunta solo admite una respuesta si consideramos a todos estos jugadores como centrodelanteros sin ningún invento choto. 

¿Confiaremos en Diego Rossi cuando lo quiera 
el Machester United, Inter de Milan o PSG?

¿Acaso hay temor de confiar en los juveniles para el plantel principal? ¿O las inferiores no son otra cosa que una máquina de formación para venderlos a otros equipos? Quizás se podrían mantener algunos miles o millones de dólares en trasferencias ridículas por la inclusión de jóvenes valores. Es un tema de nunca acabar con las actuales autoridades y la presión del hincha que, aunque lógica, muchas veces carece de la paciencia necesaria para ellos, los pibes. 

Todo el éxito del mundo Santiago!!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Datos Personales