30/4/17

Peñarol 1 - 1 River Plate - Apertura 2017

Peñarol jugó con Gastón Guruceaga, Hernán Petryk, Yeferson Quintana, Ramón Arias, Lucas Hernández (82′ Lucas Cavallini), Alex Silva (74′ Diego Rossi), Nahitan Nández, Marcel Novick, Cristian Rodríguez, Junior Arias (56′ Nicolás Dibble) y Mauricio Affonso. Director técnico: Leonardo Ramos. Suplentes: Kewin Dawson, Iván Villalba, Maximiliano Perg y Matías Mier.

Desde el principio fue un partido complicado dado que a los intentos ofensivos de Peñarol por los laterales lo esperaba un defensivo sistema táctico 4-1-4-1 que por momentos era infranqueable. Aunque Peñarol intentó jugar por bajo, las condiciones impuestas por el rival (totalmente válidas) causaban que se abusara un poco del pelotazo largo buscando corridas de Alex Silva o Petryk por derecha o algo de Junior Arias o Affonso por izquierda, cuando salían del área. El rival venía desempeñando una buena labor defensiva, neutralizaba y, más aún, entorpecía el juego de Peñarol. Hasta que a los 32 minutos del primer tiempo fallaron... jugada por derecha que deriva a los pies de Alex Silva quien mete el centro, el cual se eleva aún más por el rebote en el defensa, descoloca al arquero y Mauricio Affonso, totalmente solo, la empuja anotando el primer gol del partido. Y ahí el partido mejoró, fue más vistoso, porque River se dedicó a jugar para conseguir el empate y dejó de ser tan defensivo. El trámite se hizo de ida y vuelta hasta el final del primer tiempo.


Para el complemento, el carbonero volvió sin cambios, buscando mantener la pelota y llegar al arco rival para poner el segundo, pero como le ha pasado a este plantel en más de una vez, ese fue su gran pecado: no anotar un segundo gol, o más aún, no saber cerrar el partido. Porque era más que evidente que con una defensa que no es la más segura y con un buen arquero que está atravesando un mal momento, podía llegar el empate. Y llegó a falta de 11 minutos para el final. Aún con cambios, se vio a un Peñarol muy cansado y afectado emocionalmente por todo lo extra fútbol, todo lo cual contribuyó para que no se consiguiera la calma necesaria para convertir el segundo gol. 

Ahora las pilas deben recargarse para el vitar partido que deberemos jugar frente al Atlético Tucumán en Argentina, debiendo conseguir un impostergable triunfo para mantener vivas las expectativas de clasificar a la siguiente ronda de la Copa.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Datos Personales