27/4/17

Peñarol 2 - 3 Palmeiras - Copa Libertadores 2017

Peñarol formó con Gastón Guruceaga, Hernán Petryk (87′ Diego Rossi), Yeferson Quintana, Iván Villalba, Lucas Hernández, Alex Silva (60′ Angel Rodríguez), Nahitan Nández, Marcel Novick (79′ Nicolás Dibble), Cristian Rodríguez, Junior Arias y Mauricio Affonso. Director técnico: Leonardo Ramos. Suplentes: Kevin Dawson Maximiliano Perg, Fabián Píriz y Matías Mier.

El Pentacampeón de América jugó un primer tiempo memorable, podemos decir PERFECTO. Con un ritmo propio de otros lugares del mundo, Peñarol aplicó una presión alta complicando la salida de los brasileños, jugando permanentemente en su campo. Asombrosa precisión en los pases siendo amo y señor de la pelota. Palmeiras parecía un equipo desconocido, que no daba dos pases seguidos, estando totalmente desconectado en ataque. Cada ataque de Peñarol tenía olor a gol. Y los goles llegaron: el primero de Mauricio Affonso tras un buen centro de Nandez (jugó en el medio de la cancha por la suspensión de Guzmán Pereira, pero cuando se soltó por derecha fue imparable); y el segundo de Junior Arias luego de una perfecta combinación colectiva por derecha entre Petryk, Affonso y Alex Silva que manda centro para Affonso y éste desvía en el primer palo asistiendo al número 9. El comentario era unánime, era el mejor primer tiempo de Peñarol en años, más aún con la calidad el rival, pero lógicamente la concentración debía continuar en el segundo tiempo para no repetir las fatalidades del partido en San Pablo. Y así se terminó el primer tiempo, con victoria parcial de Peñarol 2 a 0.


Para el complemento, Palmeiras mete dos cambios ofensivos y el partido cambio, pasó de blanco a negro para Peñarol. El Palmeiras, parafraseando a Julio Ríos, dejó de luchar el partido y se puso a jugar,  imponiendo su toque de balón por bajo vulnerando la resistencia aurinegra. Los goles del Palmeiras fueron sucediendo uno tras otro hasta dar vuelta el marcador. No importaba qué hiciera el ayudante técnico de Ramos (suspendido) Marcelo Suarez, lamentablemente volvía a repetirse la historia del partido de ida. Con la concentración perdida el equipo también perdió en lo anímico y todo lo bueno hecho en la primera mitad, no sirvió de nada. 

Los hechos del final son lamentables. Primero en la cancha con la clara provocación de los jugadores de Palmeiras, principalmente de Felipe Melo y el hurto perpetrado por Yerri Mina, llevándose delincuencialmente las herramientas de trabajo de un fotógrafo. Y lógico, entre tanta provocación, la reacción de los jugadores de Peñarol no se hizo esperar y la piñata generalizada se hizo presente en la cancha. Y como si fuera poco, todo eso se traslado a la Tribuna Güelfi en donde se encontraban los parciales de ambos equipos separados por vallas de seguridad. La evacuación de las hinchadas del Estadio fue peor, con los uniformados mononeuronales del Ministerio del Interior castigando todo lo que se movía vestido de amarillo y negro. Todo un dantesco espectáculo. 

Peñarol perdió el partido aunque mantiene chances de clasificar... pero además, y no menos grave, debemos aguardar las sanciones que puedan llegar de la CONMEBOL ante tanto desastre. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Datos Personales